Público
Público

Muere Manuel de Prado a los 78 años de edad

El que fuera administrador privado del rey durante 20 años, condenado por varios delitos económicos, ha fallecido esta madrugada en Sevilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El senador, diplomático y administrador de privado del rey durante más de 20 años, Manuel de Prado y Colón de Carvajal (Quito, 1931), falleció esta madrugada en Sevilla a los 78 años de edad.

Fuentes cercanas a la familia confirmaron a Europa Press la muerte de Prado y Colón de Carvajal en su domicilio de la capital andaluza. Estaba casado y tenía cinco hijos.

Padre del actual presidente de Endesa, Borja Prado, e hijo de un diplomático chileno, fue administrador privado del rey durante más de 20 años y senador por designación Real en junio de 1977.

Su actividad empresarial se desarrolló en base a la promoción exterior de la industria siderometalúrgica, de telecomunicación, automóvil y actividades financieras. Así, ocupó la presidencia de Iberia entre 1976 y 1978 y fue presidente ejecutivo y posteriormente consejero de Infeisa y presidente de Adena. También ostentó la Presidencia del Centro Iberoamericano de Cooperación y de la Comisión del V Centenario en 1981.

Asimismo, Prado y Colón de Carvajal fue presidente de la Unión Provinical de Empresarios del Sindicato Provincial de Madrid, vicepresidente de honor del Sindicato Nacional del Metal y vocal del Consejo nacional de Empresarios.

Fundó también la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), que preside la Reina Sofía, y es caballero de la Orden Militar de Santiago, caballero de Honor y Devoción de la Soberana Orden Militar de Malta, caballero del Real Cuerpo colegiado de Hijosdalgos de la Nobleza de Madrid.

Entre las condecoraciones obtenidas a lo largo de su vida, destaca la Gran Cruz al Mérito Aeronáutico, la Gran Cruz al Mérito Naval, Comendador de la Legión de Honor de Francia, Real Orden de Abdul Asís de Arabia Saudí.

Prado y Colón de Carvajal ingresó el 26 de abril de 2004 en la cárcel de Sevilla para cumplir una condena de dos años por el caso Wardbase. Por razones humanitarias se le concedió el segundo grado penitenciario dos meses después.

Como responsable de Grand Tibidabo, fue condenado en 2008 por apropiación indebida a tres meses de prisión por la Audiencia Nacional en el caso de la descapitalización de la compañía catalana.

El Tribunal Supremo ya le había condenado a un año de prisión por apropiación indebida en septiembre de 2007 por un desvío de dinero del Grupo Torras.