Público
Público

Muere una mujer de once puñaladas y detienen a su ex pareja en Valladolid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una mujer de 43 años, M.M.V., ha muerto hoy en la provincia de Valladolid tras recibir once puñaladas, supuestamente asestadas por su ex pareja sentimental, un hombre de 44 años, I.B., al que ya ha detenido la Guardia Civil.

El suceso se ha desencadenado sobre las 13.30 horas en la empresa Desime, situada en el número 10 de la calle Z del Polígono de los Salvegueros de la población vallisoletana de Pedrajas de San Esteban, en la que al parecer trabajaban víctima y supuesto autor, ambos de nacionalidad rumana, han informado hoy fuentes de la Subdelegación del Gobierno y del Servicio de Emergencias 112.

Allí, en esta población separada por unos cinco kilómetros de Íscar (Valladolid), donde residía la víctima, M.M.V. sufrió en concreto cinco puñaladas en el cuello, una en la tráquea, una en la axila, una en el tórax y tres en las muñecas.

La mujer fue conducida al centro de salud de Íscar, donde falleció unos tres cuartos de hora después de su llegada, han precisado fuentes de la Guardia Civil.

Hace aproximadamente un año que víctima y supuesto agresor habían acabado con su relación, sin que existieran antecedentes de violencia de género ni denuncias anteriores al respecto, han concretado dichas fuentes.

Tras conocer el suceso, el alcalde de la localidad de Íscar (Valladolid), Alejandro García Sanz (PP), ha lamentado en declaraciones a EFE la muerte a puñaladas de la mujer, que residía en esta localidad desde hace unos seis años.

"Condena total a este acto", ha sentenciado el alcalde, quien ha subrayado el vínculo afectivo que unía a la víctima con Íscar, una población de unos 7.000 habitantes que se encuentra a cerca de medio centenar de kilómetros de la capital vallisoletana.

Ha sido en la cercana población de Pedrajas de San Esteban donde se ha cometido el crimen, una localidad en la que al parecer trabajaban tanto la mujer como su supuesto agresor.

Ella no sólo trabajaba en una empresa industrial cuyos propietarios residen en Íscar, sino que también, en sus ratos libres, colaboró despachando en uno o dos bares de esta población, en concreto las típicas sopas de ajo que se sirven durante las tradicionales fiestas patronales, ha explicado el regidor.

Desempeñaba una labor "muy dura" como soldadora, una tarea que perfeccionó en un taller de esta población y que ahora llevaba a cabo en la empresa de construcción y carpintería metálica situada en Pedrajas de San Esteban, cuyos propietarios parece que estaban "muy contentos" con su trabajo, ha detallado.

Era una mujer "muy activa y trabajadora, afable, que se integró perfectamente", ha descrito García Sanz, tras recordar que la víctima, que tiene una hija de 23 años, llegó a esta población hace unos seis años.

Tras la muerte violenta de la mujer, el alcalde ha convocado un pleno extraordinario de carácter urgente que se desarrollará mañana, sobre las 14.00 horas, con el fin de expresar la condolencia del consistorio por el fallecimiento de A.M.V..

"La más rotunda repulsa a un asesinato absurdo y salvaje", ha resumido el alcalde de Íscar.