Público
Público

Muere Palau i Fabre, experto en Picasso y combatiente por literatura catalana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor y crítico de arte Josep Palau i Fabre, reconocido especialista en la obra de Pablo Picasso y uno de los últimos baluartes de una generación que luchó por recuperar la literatura catalana tras la Guerra Civil, ha fallecido hoy en Barcelona a los 90 años.

La muerte de Palau i Fabre se ha producido hacia las 16.30 horas en el Hospital del Valle de Hebrón de Barcelona, donde estaba ingresado desde el pasado día 21 al agravarse la enfermedad crónica que padecía, ha informado este centro sanitario.

Distinguido en 1989 con la Creu de Sant Jordi, el gobierno catalán le homenajeará el próximo lunes día 25 en un acto que se celebrará en el Salón Sant Jordi del Palau de la Generalitat.

La Generalitat ha informado de que el presidente catalán, José Montilla, el vicepresidente, Josep Lluís Carod-Rovira, el conseller de Educación, Joan Manuel Tresserras, y el delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel, asistirán al homenaje.

Montilla ha trasladado el pésame de su Ejecutivo a la familia de Palau i Fabre, del que ha destacado su aportación a la literatura catalana, especialmente durante la postguerra, como creador y editor de la revista en catalán "Poesia".

Experto en la vida y obra de Pablo Picasso, Palau i Fabre entró en contacto con el mundo de la pintura desde niño de la mano de su padre, un pintor que compartía taller con el músico Frederic Mompou.

Autor de numerosos ensayos sobre Picasso que han sido traducidos a diez idiomas, entre ellos al chino y al japonés, Palau i Fabre (Barcelona, 1917-Barcelona, 2008), autor también de una extensa obra sobre pintura, de narrativa, teatro y poesía en catalán, se trasladó en 1945 a París con una beca del gobierno francés.

Allí desempeñó varios trabajos, fue camarero y participó de extra en la película "El salario del miedo", de Clouzot.

Residió en Francia durante más de quince años, donde participó en ambientes intelectuales de París, y en 1947 conoció al pintor malagueño. Su admiración y amistad le llevó a escribir "Vides de Picasso".

En 1961 regresó a España y escribió "Picasso en Cataluña"; más tarde publicó "Picasso per Picasso", "Picasso i els seus amics catalans", "El Gernika de Picasso" y "Picasso vivent".

Otras obras destacadas de Palau i Fabre son "Picasso Cubisme 1907-1917" (noviembre de 1990), y "Estimat Picasso".

En enero de 1996 presentó el libro "Lorca-Picasso", en el que analizó los paralelismos entre la vida de Picasso y de Lorca, y en octubre de ese mismo año presentó "Les metamorfosis d'Ovidia".

De su narrativa destacan "Contes Despullats", "Del Mall" (1983), "Doble Assaig sobre Picasso", y "La tesi doctoral del diable" y en poesía sobresale "Poemes de L'Alquimista" (1952).

Entre sus estudios de pintura se encuentran "Quaderns de L'Alquimista" (1976), "Nous quaderns de L'Alquimista" (1983) y "Picasso vivent" (1981), y entre su obra teatral se encuentran obras como "Teatre Aymá" (1976), y "Avui, Romeo i Julieta" (1987).

El 3 de junio de 1999 recibió el Premio de Honor de las Letras Catalanas en reconocimiento a su trayectoria literaria y por su trabajo como experto en la obra de Picasso.

Al conocerse su muerte, el conseller Tresserras ha destacado su figura "inmensa" y ha asegurado que fue un referente de la poesía, el teatro, el ensayo y la prosa catalanas, así como merecedor, a su juicio, de más reconocimientos de los que recibió en vida.

En declaraciones a Efe, ha asegurado que Palau estaba en posesión de "un mundo interno muy intenso" y de una escritura "de mucha profundidad y con un vuelo de mucha altura", además de ser una persona "muy culta y extremadamente original"

CiU, en palabras de su responsable de Cultura, Carme Vidal, ha calificado a Palau i Fabre como "un gran experimentador de los lenguajes" y como uno de los últimos personajes de una generación que "trabajó para retomar la literatura catalana".

Por su parte, el escritor Jordi Coca ha destacado que Palau fue una figura central en el teatro y en la poesía, donde su obra supuso "un golpe de timón para la literatura catalana".

Coca, en declaraciones a Catalunya Informació, ha asegurado que Palau era también "especial, heterodoxo y con grandes intuiciones" como dramaturgo, y ha calificado de "inexplicable" que no haya tenido en vida un reconocimiento público adecuado a su aportación.

Por su parte, el director de la Fundación Palau i Fabre, Josep Santpere, ha destacado su "activismo cultural" en épocas tan difíciles como la postguerra, cuando, pese al franquismo, editó una revista de cultura en catalán en la clandestinidad.