Publicado: 27.08.2014 12:47 |Actualizado: 27.08.2014 12:47

Muere Peret a los 79 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cantante Pere Pubill Calaf Peret ha muerto en torno a las 14.00 de este miércoles en el Hospital Quirón de Barcelona a los 79 años a causa de un cáncer, según ha informado el portavoz designado por la familia, Toni Garcia, y el mánager, Joan Planas.

Su web oficial había anunciado la enfermedad el 30 de julio, y que se enfrentaba a ella con "entereza y optimismo", porque confiaba en regresar pronto a los escenarios.

Sin embargo, este mismo lunes se anunció la suspensión el espectáculo inaugural de la XVII Fira Mediterrània de Manresa (Barcelona), Peret als barris de Manresa.

El tumor le sorprendió mientras ultimaba el lanzamiento de su primer disco cantado íntegramente en catalán, y mientras terminaba de dar forma a la grabación de un disco en castellano.

La noticia de la muerte del rey de la rumba catalana saltó esta mañana, a raíz de una información de la agencia EFE que citaba fuentes del Gobierno catalán. La familia del artista desmintió su muerte, pero finalmente la confirmó dos horas después, entorno a las 15:30 de la tarde.

Peret fue el indiscutible rey de la rumba catalana, un género que él creo y que llevó a sus más altas cotas con su particular estilo de tocar la guitarra, ese ventilador que paseo por el mundo entero.

Pedro Pubill Calaf nació en Mataró (Barcelona), el 24 de marzo de 1935 en Los Corrales, un pequeño asentamiento gitano, donde vivió hasta los cuatro años, cuando su familia se trasladó a la calle Salvadors, según precisa su web oficial. Hijo de un comerciante ambulante de tejidos de Reus, desde muy pequeño ayudaba a su padre en la venta, aunque también trabajó como carpintero, tapicero o chatarrero.

Su primera aparición como cantante fue a los 12 años en un festival en el teatro Tívoli de Barcelona, que fue presidido por Eva Duarte de Perón. A partir de ese momento siguió perfeccionando su técnica de guitarra que le llevó a crear la rumba catalana. En sus inicios trabajó durante tres años junto a cantaora La Camboria y a partir de 1957 comenzó a tener éxito y a ser conocido como el rey de la rumba.

En 1962 grabó su primer disco compuesto de las canciones Ave María, Lola y Recuerda. Se marchó a Montevideo y Buenos Aires a trabajar y a su regreso se enteró de que le estaban buscando para grabar un nuevo trabajo debido al éxito del primero.

En 1967 participó primera vez en el Festival del MIDEM, celebrado en Cannes y al año siguiente volvió a actuar en el mismo certamen con la canción Una lágrima, —el éxito profesional más importante de su vida— que le llevó a ganar el primer premio, cuando aún no era un cantante internacionalmente reconocido. El disco con este tema se convirtió en uno de los más vendidos de 1968. Ese mismo año, el cantante Tom Jones le invitó para tomar parte en la televisión británica en un famoso show de su creación.

En agosto de 1968 participó en la ciudad polaca de Sopot en el Festival de la Canción de Europa Oriental, en el que consiguió el Gran Premio del Disco. Por entonces su tema El gitano Antón se convirtió en la canción del verano y obtuvo también el premio Ondas de ese año.

Peret representó a España en el Festival de Eurovisión de 1974 con la canción Canta y sé feliz que quedó en novena posición. En esos años ya había hecho su incursión en el cine en películas de baja calidad para dar a conocer sus canciones. Entre ellas figuran: Amor a todo gas, El mesón del gitano, A mi las mujeres ni fu ni fa o Si fulano fuera mengano.

En noviembre de 1982 abandonó la música, decisión que se dijo se debió a una revelación que tuvo cuando viajaba en coche a Mataró, el 27 de noviembre de 1982. Según sus propias palabras, vio la cara de Dios: "Comprendí que había entrado en mi corazón". Entró a formar parte de la Iglesia Evangelista, en la rama de Filadelfia, fue bautizado de nuevo y nombrado Pastor.

A principios de 1990, desencantado al no estar de acuerdo con ciertos temas de organización y administración, abandonó la Iglesia de Filadelfia y se dedicó a predicar el Evangelio sin estar integrado en ninguna rama. En esos años se dedicó a diversos negocios y a producir a otros cantantes, como Chipén y El Paló.

A finales de 1990 sus éxitos fueron reeditados incluso con nuevas mezclas dirigidos a las discotecas. Durante estos años de alejamiento del mundo de la canción sólo compuso y grabó dos cánticos religiosos. En marzo de 1991 volvió a la música con un LP titulado No se pué aguantar, en el que contó con la colaboración de Chipén, Los Amaya y su familia. A finales de ese año inició la realización del programa de radio dominical Rumbeolas, junto con María José Gil, en la cadena Dial.

Peret actuó en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Barcelona del 92 junto a Los Amaya y Los Manolos y en los Parolímpicos, de ese mismo año. Con las rumbas interpretadas en ambas ocasiones se editó un disco.

En agosto de 1993 sacó al mercado un nuevo disco, Como me gusta, en el que colaboró su hija Rosa. Después de dos años de trabajo, en mayo de 1995 apareció el LP Que dusoaren flores, en el que siete de los diez temas son suyos y que dedicó a los políticos. Ese mismo año, coprotagonizó la película Alma gitana de Chus Gutiérrez. A partir de su vuelta a la canción, Peret colaboró en innumerables conciertos solidarios, a beneficio de la lucha contra el sida, Unicef, los niños desasistidos de Barcelona, contra el racismo (Hamburgo, enero de 1993) o para la investigación del síndrome de Down, entre otros.

Tras publicar Jesús de Nazareth en 1996 se retira por segunda vez de la música, y once años después, en 2007, el rey de la rumba volvió al mundo discográfico con Que levante el dedo, una canción de protesta social dedicada a las prostitutas y que se incluye en el álbum. En el año 2000 salió un disco homenaje titulado Peret, Rey de la Rumba en el que interpretó algunos de sus éxitos a dúo con importantes nombres del pop como Estopa o Jarabe de Palo.

En 2009 fue editado De los cobardes nunca se ha escrito nada, un repaso a sus primeras influencias musicales y en el verano de 2012 realizó una nueva gira por España, llamada Música Contada.

Al año siguiente se presentó la película, Cuchíbiri cuchíbiri, del realizador Carles Prats, una reivindicación, a través de la figura de Peret, de la rumba catalana como la verdadera "música pop urbana" del país. El pasado 30 de julio el cantante informó de que se le había detectado un cáncer. La enfermedad le sorprendió cuando preparaba el lanzamiento de su primer disco cantado íntegramente en catalán y la grabación de un nuevo álbum en castellano.

En 2008 le fue concedida la Medalla de Oro al Mérito Artístico de Barcelona. Se casó en 1957 con Fuensanta Escudero, de la que se separó en 2008.