Público
Público

Muere una de las siamesas separadas en un hospital de Londres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una de las hermanas siamesas nacidas el pasado 26 de noviembre en Londres murió en la noche del martes, después de que los médicos trataran de separarlas, informaron hoy los responsables del hospital Great Ormond Street.

El doctor Agostino Pierro compareció ante la prensa para explicar que la fallecida es Hope (Esperanza), que murió debido a que sus pulmones no lograron superar la operación.

Su hermana Faith (Fe) está en situación estable y se confía en que sobreviva a la larga intervención a la que fue sometida tras la operación, en la que fue necesaria una cirugía más intensiva para cerrarle el abdomen, en un proceso que se prolongó 11 horas.

Las niñas nacieron unidas por el pecho y compartían el hígado y parte del sistema digestivo, pero tenían corazones y sistemas respiratorios separados.

Los médicos habían pensado inicialmente esperar más tiempo para que las niñas crecieran y estuvieran mejor preparadas para la operación, pero su estado empeoró y decidieron intervenir.

"Fue una operación de emergencia, porque se bloqueó el intestino que compartían y esto sólo se podía resolver con la separación", indicó Pierro, quien aseguró que "los padres están haciendo frente muy bien" a la pérdida y agradeció su apoyo a los médicos.

Más de 20 miembros del personal sanitario del hospital Great Ormond Street, que tiene una larga experiencia en este tipo de intervenciones, participaron en una cirugía que el doctor Pierro consideró una de las más difíciles de su carrera profesional

Los casos de siameses son muy raros y se dan en uno de cada 200.000 nacimientos, aunque sólo en uno de cada 400.000 casos los bebés siguen con vida tras el alumbramiento.

La madre de las criaturas es Laura Williams, una joven de 18 años que supo desde el principio que estaba gestando siameses, pero se negó a interrumpir el embarazo.

Su caso recibió atención especial al convertirse en la madre más joven de siamesas de la que se tiene noticia en el mundo.

En una entrevista al rotativo "Mail on Sunday" antes del parto, manifestó que un médico le dijo que "debía deshacerme de ellas, porque si no lo hacía terminarían muriendo dentro de mi o terminaría perdiéndolas antes de las 16 semanas de vida".

"El médico también me dijo que si no me deshacía de ellas, podía haber una posibilidad de que no pudiera volver a tener hijos", dijo Williams, quien se enteró de que estaba embarazada de siamesas en una ecografía que se hizo a las 12 semanas de gestación.