Público
Público

Mueren 24 personas en un atentado suicida reivindicado por los talibanes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos 24 personas murieron hoy, entre ellas varios policías, y muchas otras resultaron heridas en un atentado suicida reivindicado por los talibanes y que fue perpetrado en la sala de emergencias de un hospital del conflictivo noroeste paquistaní.

El ataque tuvo lugar en la ciudad de Tank, perteneciente a la demarcación de Dera Ismail Jan, en la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP), según una fuente oficial citada por el canal privado "Dawn".

Agregó que se han encontrado la cabeza y las piernas del presunto terrorista suicida, que hizo estallar su carga explosiva en el interior del hospital y podría ser un adolescente.

En el momento de la explosión, varias personas se habían congregado en el hospital para iniciar una protesta.

El ataque tiene lugar un día después de que Pervez Musharraf dimitiera como presidente, una decisión aplaudida por los talibanes paquistaníes, quienes tendieron ayer la mano al Gobierno para retomar las negociaciones de paz.

A pesar de esta oferta, el movimiento Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), que aglutina a los grupos talibanes de este país, ya ha reivindicado la autoría del ataque a través de su portavoz, el clérigo Omar.

La semana pasada, los talibanes reivindicaron también dos atentados suicidas en ciudades populosas del país, Peshawar (noroeste) y Lahore (este), que acabaron con la vida de más de 20 personas, casi todos policías.

El clérigo Omar aseguró al canal privado "Dawn" que los atentados continuarán hasta que el Gobierno ponga fin a la operación militar en el distrito tribal de Bajaur, fronterizo con Afganistán, en la que han muerto ya más de 500 personas, la mayoría insurgentes, en las últimas dos semanas.

Hoy mismo 25 integristas perdieron la vida en Bajaur en combates con las fuerzas de seguridad tras atacar un puesto de control con artillería y armas automáticas y causar heridas a cinco guarda-fronteras.

Tras unos primeros compases en que el Gobierno que salió de los comicios de febrero apostó por el diálogo y llegó a varios acuerdos -ahora suspendidos- con los integristas, la violencia en el noroeste paquistaní continuó y el Ejecutivo decidió lanzar varias operaciones militares.