Público
Público

Mueren al menos once calderones varados en la costa de Galicia

Un dispositivo de unas 50 personas ha logrado devolver a algunos de los 22 mamíferos que han encallado en la arena

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una veintena de calderones varó a primera hora de esta mañana en la playa de Mañón, un municipio septentrional en la costa norte de A Coruña junto al cabo de Estaca de Bares, y la mitad han fallecido en el agua o encallados en la arena, según la Coordinadora para el Estudio de los Mamíferos Marinos de Galicia (Cemma).

En la manada, según las mismas fuentes, había ejemplares macho de unos cuatro metros de largo y varias toneladas de peso (unos 2.000 kilos), varias hembras y cuatro o cinco crías.

Los mamíferos fueron avistados de madrugada por el borde litoral. El primer aviso, según el 112, se recibió a las 06:40 horas de este lunes.

Durante toda la mañana, medio centenar de vecinos y voluntarios de Protección Civil, ecologistas y la propia Cemma han hecho lo posible para mantener a los cetáceos húmedos e hidratados, para reflotar el mayor número posible de ejemplares. A pesar de los esfuerzos, la mitad de ellos (11 de 22) han perecido ya, algunos en el mar y otros en tierra.

Otros 8 calderones han podido ser devueltos con vida al océano con la ayuda de una grúa mientras que trabajan para empujar a los tres restantes con la próxima pleamar, en torno a las 17:00 de esta tarde.

Para el rescate de los calderones se han desplazado efectivos de Protección Civil de toda la comarca junto a Grupo de Emergencias Supramunicipal de Ortegal (GES), efectivos de la Guardia Civil, medios de Salvamento Marítimo y así como dos grandes tanques de agua salada.

Desde la Cemma creen que el jefe de la manada, que conduce al grupo, podía estar herido, enfermo y desorientado y el resto lo siguió en su periplo hasta la costa.

El calderón es un mamífero de la familia de los cetáceos odontocetos que se alimenta, básicamente de calamares y puede alcanzar los 7 metros de largo en el caso de un macho adulto. Los varamientos de cetáceos en las playas de la costa gallega son relativamente frecuentes aunque es inusual que ocurra en este número.