Público
Público

Mueren cuatro obreros al derrumbarse un hotel en Mallorca por la lluvia

Tres plantas del edificio se han venido abajo a primera hora de la mañana por las fuertes lluvias que azotan la zona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuatro obreros han fallecido y otros cuatro están heridos de diversa consideración, tras derrumbarse las tres últimas plantas del Hotel Son Moll, en Cala Ratjada (Mallorca). 

El derrumbe se produjo a las 8:49 horas cuando varios operarios trabajaban en una obras de reforma. El cadáver del cuatro obrero fue localizado a primera hora de la tarde.

El edificio tiene nueve plantas y estaba cerrado al público.

La causa más probable del derrumbe se encuentra en las fuertes lluvias registradas durante toda la noche en la isla.

El conseller de Interior de Mallorca, Joan Lladó, ha informado en el lugar del accidente de que los efectivos trabajan ahora en intentar recuperar este cadáver y el de otro trabajador que fue localizado este mediodía.

Con respecto a los heridos, desde el 061 informaron que una UVI móvil les asistió in situ antes de ser trasladados a un centro hospitalaria.

El presidente del Govern balear, Francesc Antich, ha dicho que se está intentando averiguar cuantos trabajadores había dentro del hotel.

Trabajadores de la obra han explicado a EFE que la hora a la que se produjo el suceso, pasadas las ocho de la mañana, ha propiciado que numerosos obreros estuvieran desayunando fuera del edificio, por lo que no se sabe el número exacto de los que podrían haber quedado sepultados.

El Grupo de Apoyo Técnico de la Dirección general de Emergencias se reunirá en la sala de crisis de la 112 a partir de las 10:30 para analizar la situación generada por el temporal. Las fuertes lluvias han provocado hasta la pasada medianoche 1.989 incidentes y 2.644 llamadas de emergencias, informó el Govern en un comunicado.

Desde el Govern señalan que el torrente Gros se encuentra desbordado a la altura de la carretera vieja de Sineu y la rotonda del hospital Son Llàtzer. En Sa Pobla y Selva hay dos familias aisladas en sus hogares que necesitan ser rescatadas por vía aérea.

La planta de gas de Cas Tresorer se encuentra inundada, pero parece ser que no afecta el suministro de energía. Con respecto a las carreteras, la MA-1101 está cerrada por desprendimientos; la carretera de Sa Pobla en Alcúdia, cerrada a la altura d'es Murterar; la MA-30 (carretera vieja de Sineu) se trabaja en el desbordamiento de torrente; se han detectado pequeños desprendimientos en carreteras del centro de la isla (Lloret, Montuïri, Sineu), pero ninguna permanece cortada; se está vigilando el torrente de na Bàrbara en su paso por la MA-10; la MA-10 permanece cerrada desde el quilómetro 48 en su salida de Sòller por la caída de un pino; la MA-15, en el quilómetro 3,27, está cerrada; y los torrentes de Gros, Almadra y Canyamel están a punto de desbordarse.


Ver mapa más grande

 

El Govern balear coordina desde este mediodía el desalojo de un centenar de vecinos de la urbanización de Can Gallard, próxima a la zona palmesana de Son Llátzer, como consecuencia de las inundaciones que afectan a Mallorca. La consellera de Interior, Maria Angeles Leciñena, ha informado a EFE de que los vecinos serán trasladados al polideportivo de Germans Escales, cerca del segundo cinturón de Palma y, posteriormente, la Conselleria de Asuntos Sociales les buscará alojamiento en hoteles de la ciudad.

Según han explicado a Efe fuentes de la Conselleria, estas familias podrán volver a sus casas una vez que se hayan evaluado los daños producidos por las inundaciones y la situación esté completamente normalizada. La titular de Asuntos Sociales, Fina Santiago, junto con el concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento de Palma, Eberhard Grosske, ha acudido a la urbanización para acompañar a los afectados en el trasladado, que el Govern prevé esté finalizado a media tarde.

Según ha explicado Leciñena, el helicóptero de Emergencias de la comunidad ha evacuado a dos personas de su vivienda en Sa Pobla, en la que habían quedado atrapadas por una balsa de agua provocada por las intensas lluvias caídas en la zona.