Público
Público

¿Por qué mueren tantos deportistas?

Hace un año, Antonio Puerta, futbolista del Sevilla, falleció tras desplomarse en el campo. Ignacio Romo, médico y redactor de ‘Público’, analiza este y otros casos similares en un libro que sale a la venta este m

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

Antonio Puerta comenzó a morirse realmente en Badajoz, no en Sevilla. Fue el primer aviso, la primera señal que emitió su cuerpo: algo no funcionaba totalmente bien en aquel prodigioso organismo, tan extraordinariamente dotado para el fútbol.

En la primavera de 2006, el Sevilla jugaba un amistoso de pretemporada, un hermoso encuentro, una fiesta del balompié extremeño porque se trataba de celebrar un centenario. En este caso, quien cumplía cien años era un equipo de fútbol: el Badajoz. El partido se disputaba en El Nuevo Vivero, el campo pacense, y el Sevilla acudía a la ciudad extremeña con la vitola de ser el vigente campeón de la Copa de la UEFA. Una fiesta para los amantes del fútbol de Badajoz. Pero un mal día para Antonio Puerta.

Aquella tarde el sevillista iba a recibir una tremenda señal del destino: la primera. Poco después de que el arbitro pitara el final del primer tiempo, el lateral izquierdo del Sevilla se encaminó hacia los vestuarios. Mientras bajaba por las escaleras se sintió súbitamente indispuesto y se desplomó de una forma especialmente violenta, muy sorprendente para los que se encontraban cerca de él. Ni siquiera tuvo tiempo de proteger su cabeza con las manos para parar el golpe. Perdió el control, el equilibrio, se le nubló la vista y chocó contra una columna. Se abrió una ceja, según el relato de Kepa Blanco, jugador del Getafe, ex sevillista, y gran amigo de Puerta.

Aquella tarde Antonio hubo de ser atendido por los médicos. El desmayo fue lo suficientemente preocupante como para que no pudiera continuar el encuentro. Puerta fue sustituido por Ismael y el Sevilla perdió por 3-0 contra el Badajoz. Aquel fue el gran aviso, su primer desvanecimiento de importancia. El desmayo, al parecer, no fue total porque la pérdida de conciencia no llegó a producirse del todo. Los médicos lo diagnosticaron como presíncope.

Sin embargo, a pesar de que Puerta se repone por completo, el equipo médico del Sevilla decide estudiarle. Le explorarán el corazón y el cerebro. A fondo(...)

25-08-2007: Lo que nadie vio

La escena que tuvo lugar a continuación parece tener más relación con la neurología que con la cardiología. Puerta desciende por el túnel hacia el vestuario, acompañado por las personas que le van a atender en las instalaciones de un estadio que conoce perfectamente. En apariencia, está recuperado. Se sienta en una camilla, lamenta de nuevo el mareo, se quita las botas y las arroja al suelo. De repente, sufre una especie de convulsión que le deja en extensión (una crisis hipertónica, o simplemente 'tónica', por utilizar el lenguaje de los neurólogos). Queda inconsciente. El lateral izquierdo del Sevilla ya nunca recobrará el conocimiento (...).

Cuestiones no resueltas

¿Por qué no se han hecho públicos los resultados del análisis post mórtem del corazón de Antonio Puerta, ni siquiera entre los cardiólogos?¿Se le hizo una autopsia completa de las tres cavidades (cabeza, tórax y abdomen)?¿Debería haberse considerado, por su edad, como una muerte judicial, con intervención del juez y el forense?En el futuro, ¿se debería aplicar un reveal (holter subcutáneo) a los deportistas que sufren desvanecimientos?¿Es normal que una displasia que no se detecta en un ecocardiograma quince meses antes de fallecer evolucione en este periodo de tiempo de forma tan intensa como para provocar la muerte?¿Por qué hay expertos internacionales en cardiología que dudan del diagnóstico de displasia argumentando que la taquicardia ventricular de una displasia no permite recuperarse como lo hizo Puerta?¿Por qué hay cardiólogos que dudan del diagnóstico de displasia y hablan de una canalopatía, ya que el electrocardiograma era normal? (...)

Una muerte por cada 7.600 corredores

Un estudio del Instituto de Toxicología indica que entre 1991 y 1997 fallecieron veintiuna personas en España como consecuencia de miocardiopatías de este tipo. Entre ellas, sólo había una mujer. El 52% murió durante una actividad deportiva y el 38% presentó síntomas previos durante el ejercicio (...). Se sabe que el ejercicio aeróbico practicado al menos tres días a la semana mejora la forma física y la salud
cardiovascular del individuo.