Público
Público

Mueren dos leoneses por el mal de las 'vacas locas'

Las autoridades sanitarias aseguran que estos casos son esporádicos y no implican riesgos para la población. Los fallecidos pudieron contraer la enfermedad antes del año 2001.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La epidemia del conocido como mal de las vacas locas se encauzó, pero es ahora cuando aparecen sus consecuencias en los españoles. Se ha sabido que dos vecinos de la provincia de León han muerto recientemente por la variante humana de esta dolencia, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. Con la madrileña de 26 años que falleció en 2005, la enfermedad ya ha acabado con la vida de tres españoles.

El Ministerio y la Consejería de Sanidad insistieron en que no hay riesgo para la población, porque calculan que los dos fallecidos pudieron contagiarse antes de 2001, cuando comenzaron a aplicarse los controles de calidad en España y la Unión Europea endureció sus medidas. La Comisión Europea también pidió 'evitar la alarma'. El mensaje de las autoridades van en la misma dirección: las vacas pasan hoy en día muchos controles sanitarios y comer carne no supone ningún riesgo para la salud.

La primera de las dos víctimas conocidas, de 50 años, falleció el 28 de diciembre en un centro hospitalario de León, provincia donde residía. La Junta aseguró que no descarta que el contagio se haya producido por la ingestión de vísceras.

Por otra parte, el pasado 7 de febrero falleció en un hospital de Salamanca otro leonés, de 41 años, que diez meses antes empezó a sufrir los síntomas de la enfermedad. Pudo haberse contagiado comiendo carne en el Reino Unido. Según informa la agencia regional Ical, se trata de un hombre que trabajaba como informático en Azucarera de La Bañeza y vivía desde hace cinco años en una localidad de la comarca leonesa del Órbigo.

El Ministerio de Sanidad y Consumo difundió un comunicado haciendo hincapié en que 'no existe riesgo epidemiológico para la población'. De hecho, asegura que estas muertes entran 'dentro de las previsiones que se hicieron en toda Europa hace ya más de ocho años'.

Como la enfermedad no se manifiesta hasta que pasan al menos cinco o diez años, diversos expertos consultados no descartan que más personas empiecen a sufrir los síntomas de la enfermedad hasta 2010. El director general de Salud Pública de la Consejería de Sanidad de Castilla y León, Javier Castrodeza, recordó que se desconoce si hay más enfermos porque no es posible diagnosticar esta enfermedad hasta que el paciente fallece.

Los familiares del hombre que murió el 7 de marzo fueron sometidos posteriormente a diversas pruebas médicas y estudios neurológicos para ayudar a determinar la causa de la muerte, según aseguró un hermano de la víctima a Ical.

La Junta de Castilla y León notificó las muertes al Ministerio, que tras comprobar que se debían a la variante humana del mal de las vacas locas, lo notificó al Registro Nacional y después lo comunicó a la Comisión Europea.