Público
Público

Mueren más de 30 supuestos insurgentes en un ataque aéreo de EEUU en Pakistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de treinta supuestos insurgentes murieron en un ataque estadounidense con helicópteros en la región de Waziristán del Norte, fronteriza con Afganistán, según informaron hoy fuentes oficiales.

Helicópteros de ataque estadounidenses mataron en un enfrentamiento el viernes a por lo menos 30 insurgentes de la red integrista Haqqani, acusada de algunos de los golpes terroristas más violentos en Afganistán, según una fuente del ejército de EEUU citada hoy por el canal privado "Dawn".

La Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) aseguró en un comunicado emitido anoche que los insurgentes habían atacado previamente con fuego directo e indirecto el puesto de combate de Narizah, una base del ejército afgano en el distrito de Tani situado en la provincia oriental de Jost, a pocos kilómetros de Pakistán.

"Un equipo de armas aéreas en la zona observó el fuego enemigo, y siguiendo las normas de participación de la ISAF, cruzó hacia la zona del fuego enemigo", confirmó en un comunicado la organización, que actúa bajo paraguas de la OTAN.

"Los aviones de la ISAF se involucraron, y mataron a más de 30 insurgentes", añadió en su nota la fuerza a de la Alianza Atlántica, que aseguró que no se produjeron víctimas civiles, según los primeros informes.

La ISAF lanzó un segundo ataque con dos helicópteros en el mismo lugar el sábado, en el que murieron "varios insurgentes más".

Además, supuestos aviones no tripulados estadounidenses llevaron a cabo ayer tres ataques con misiles que acabaron con la vida de 12 presuntos insurgentes, según recogieron hoy los medios paquistaníes, que no identificaron sus fuentes.

Al parecer, los misiles estaban dirigidos a vehículos en los que viajaban insurgentes.

La región de Waziristán del Norte, en la que buscan refugio miembros de Al Qaeda y de facciones talibanes tanto paquistaníes como afganas, es la única del cinturón tribal que no ha sido objeto de una operación militar del Ejército paquistaní contra la insurgencia en los últimos dos años, a pesar de la presión de EEUU.

En lo que va de mes, ya se han registrado en esta demarcación una veintena de ataques de aviones no tripulados estadounidenses.

El Gobierno paquistaní rechaza en público estos ataques y Washington no acostumbra a hacer comentarios sobre ellos.