Público
Público

Mueren seis personas en Siria, pese al fin del ultimátum de la Liga Árabe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos seis personas murieron hoy en Siria por la represión de los seguidores del presidente, Bachar al Asad, pese a que en esta jornada expira el ultimátum dado por la Liga Árabe al régimen sirio para detener la violencia.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, al menos tres soldados desertores y un civil fallecieron en una emboscada tendida por los leales a Al Asad en la localidad de Kafr Sita, en la provincia central de Hama.

En Zabadani, cerca de Damasco, un detenido de 41 años pereció tras haber sido puesto en libertad por las fuerzas de seguridad, que le dispararon cuando se encontró con su familia, informaron los Comités de Coordinación Local, que facilitaron la identidad de la víctima.

Mientras, otra persona perdió la vida por disparos indiscriminados de los cuerpos de seguridad en Kafranabil, en la provincia septentrional de Idleb, señaló esa misma organización opositora.

Por otro lado, el Observatorio aseguró que dispone de informaciones confirmadas de que una sede de los servicios de seguridad fue atacada en Harasta, próxima a la capital, aunque no dio más detalles.

Además, apuntó que se han escuchado explosiones en los municipios de Samalka, Hamuria y Duma, en la misma zona.

Hoy se espera que los ministros de Exteriores de la Liga Árabe se reúnan en Rabat para determinar si entra en vigor la suspensión de la participación Siria en esta organización, decidida el sábado pasado en un encuentro en El Cairo.

Los ministros dieron a Siria de plazo hasta hoy para detener la violencia, entre otras medidas, para evitar la entrada en vigor de la suspensión.

Ayer, las autoridades sirias anunciaron la liberación de 1.180 personas arrestadas durante la revuelta en cumplimiento de una de las exigencias de la Liga Árabe, aunque el régimen de Damasco no ha respondido a otras peticiones como la retirada de las fuerzas de seguridad de las calles.

La represión ha dejado en Siria más de 3.500 muertos desde el comienzo de las revueltas a mediados de marzo pasado, según las últimas cifras de la ONU.