Público
Público

Mueren dos soldados en un ataque contra la base del príncipe Harry

La ofensiva se atribuye a una "venganza" por el vídeo contra Mahoma.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos soldados de la misión de la OTAN en Afganistán y 16 insurgentes fallecieron anoche en el transcurso de un ataque talibán contra la sureña base Camp Bastion, en la que se encuentra destacado el príncipe Enrique, Harry de Inglaterra. El ataque ocurrió entrada la noche en esta base del distrito de Washer, situado en la conflictiva provincia de Helmand, uno de los bastiones tradicionales de los insurgentes, y se atribuye la acción a una 'venganza' por el vídeo contra Mahoma.

'Según nuestra información inicial, han muerto dos soldados de la OTAN y 16 talibanes, cuyos cadáveres están todavía en las cercanías de la base', relató a Efe el portavoz provincial, Daud Ahmadi, cuya versión fue también confirmada por la misión. Los agresores emplearon proyectiles, granadas de mano y armas cortas y la misión de la OTAN en Afganistán ha puesto en marcha una investigación.

El ataque fue reivindicado por un portavoz talibán, Mohamed Yusuf Ahmadi, quien dijo haber causado un alto número de bajas entre los soldados extranjeros y amplios daños materiales, aunque los talibanes suelen exagerar el alcance de sus acciones. 'Ha sido un acto de venganza contra el vídeo antiislámico realizado en Estados Unidos', explicó el portavoz talibán.

Los talibanes habían llamado vengar el vídeo sobre Mahoma que ha generado amplias protestas en el mundo musulmán, aunque el gobierno afgano bloqueó Youtube para impedir su difusión y este viernes hubo solo pequeñas manifestaciones de protesta en el este del país.

De acuerdo con la televisión británica, en Camp Bastion está destinado el príncipe Harry de Inglaterra, en el marco de su segunda estancia militar en Afganistán, donde está en marcha el proceso de repliegue de las tropas internacionales.

Los talibanes luchan por derrocar al Gobierno afgano y lograr la salida inmediata de las tropas internacionales desplegadas en el país con vistas a implantar un régimen fundamentalista islámico, como ya hicieron entre los años 1996 y 2001.