Público
Público

Mueren veinte civiles por disparos de leales a Al Asad en la provincia siria de Homs, según la oposición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos 20 civiles han muerto hoy en la provincia de Homs, en el centro de Siria, por disparos de las fuerzas leales al régimen de Bachar al Asad, denunciaron grupos de oposición.

Las muertes se producen apenas 24 horas después de que Damasco aceptara un plan consensuado por la Liga Árabe en el que se comprometía a poner fin a la represión violenta de las protestas que desde marzo agitan el país.

Según un comunicado del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, veinte personas perdieron la vida en la citada provincia, uno de los principales centros opositores, donde todavía esta tarde se escuchan disparos en varios barrios de su capital.

Además de la capital de Homs, también han sido objeto de una ofensiva de las fuerzas de seguridad las localidades de Tel al Shur y Wadi Irán, en la misma provincia.

El grupo opositor señaló, igualmente, que en varios distritos de la ciudad hubo intensos disparos a primera hora de esta mañana y que el Ejército mandó refuerzos.

La provincia de Homs es escenario desde hace semanas de una dura represión por parte de las tropas leales a Al Asad, que se han enfrentado en esta zona a supuestos militares desertores.

Además, la oposición denunció que en la provincia septentrional de Idleb, el Ejército detuvo a varios manifestantes que salieron a las calles de la localidad de Kafr Umh para protestar en contra del plan de la Liga Árabe.

Los congregados también criticaron las promesas de acabar con la crisis del régimen de Damasco, que el miércoles aceptó el citado plan, trazado por un grupo de contacto compuesto por ministros de los diferentes países que integran esta organización regional.

El plan implica el compromiso de las autoridades sirias de poner fin a todo acción armada, a liberar a los detenidos durante las protestas y a abrir sus fronteras al escrutinio de observadores árabes y a la prensa internacional.

Además, la iniciativa, que fue recibida con escepticismo por los grupos opositores, estipula el repliegue de ciudades y barrios del país de "toda presencia armada".

Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen de Al Asad, que han causado la muerte de unas 3.000 personas, entre ellas unos 187 menores, según las últimas cifras de la ONU.