Público
Público

La muerte del titular de Interior parece accidental, dice México

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La caída de un avión en la Ciudad de México, en el murieron el joven ministro del Interior y al menos otras 13 personas, hasta el momento parece haber sido un accidente, informó el miércoles el Gobierno.

El Learjet del Gobierno se estrelló el martes en una importante avenida de un exclusivo barrio en el oeste de la capital en plena hora punta, cuando los mexicanos salían de sus oficinas, dejando decenas de heridos y coches calcinados.

En la aeronave de la Secretaría de Gobernación (Interior) viajaban ocho personas, entre ellas el ministro, Juan Camilo Mouriño, y el ex jefe antidrogas mexicano José Luis Santiago Vasconcelos.

Ningún pasajero sobrevivió. La cifra de fallecidos aumentó a 13, dijo el miércoles el fiscal general de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, mientras que varios heridos de gravedad permanecían en hospitales.

"Hasta el momento no se han detectado indicios que permitan formular hipótesis diferentes a la de un accidente", dijo en una rueda de prensa el secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Luis Téllez.

Mouriño, de 37 años y considerado brazo derecho del presidente Felipe Calderón, era parte del Gabinete de Seguridad, que mantiene una cruzada contra el narcotráfico y que ha enviado a decenas de miles de soldados y policías a distintos estados a luchar contra los cárteles.

En las últimas semanas, el Gobierno apresó a un capo de la droga del cártel de Tijuana y a varios policías de alto nivel que supuestamente colaboraban con el cártel de Sinaloa.

Autoridades y expertos en aeronáutica mexicanos y de Estados Unidos investigan las causas de la tragedia.

"La primera observación visual es que por encontrarse el fuselaje, las turbinas, en un radio relativamente cercano, todo indica que fue un accidente", dijo Téllez, quien aseguró que el tiempo en el momento del desplome estaba despejado y que el piloto de la aeronave no informó algún fallo.

La avioneta, que provenía de la central ciudad de San Luis Potosí y se dirigía al aeropuerto capitalino, no hizo realizó ninguna llamada de emergencia a la torre de control y simplemente se cortó la comunicación, de acuerdo con el responsable.