Público
Público

La muerte de los diccionarios por volúmenes

El Diccionario Histórico de la RAE ofrecerá sus contenidos este año pese a que tardará una década en estar finalizado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La primera fase del nuevo Diccionario Histórico que prepara la Real Academia Española tardará aún diez años en estar terminada, pero en 2009 se podrán consultar ya en Internet materiales previos de este proyecto que, una vez finalizado, sólo estará disponible en la red.

'Ya no tiene sentido pretender que se compren diccionarios de decenas de volúmenes', asegura el académico José Antonio Pascual, director del Diccionario Histórico, en una entrevista en la que explica la situación actual de esta obra, que en su primera etapa reconstruirá el pasado de las 50.000 palabras más usuales del español.

Si en otros países se estima que para desarrollar un proyecto de esta envergadura 'se necesitan 45 años y 140 lexicógrafos', los avances tecnológicos van a permitir, en el caso de España, realizarlo por fases. Para la primera etapa del 'Nuevo Diccionario Histórico de la Lengua Española', que recibe 1,2 millones de euros al año de financiación estatal, se han calculado unos quince años.

Pero de ningún modo habrá que esperar tanto para que filólogos y estudiosos se beneficien de lo que vaya haciendo el equipo de Pascual, formado por una veintena de expertos, a los que habría que sumar la colaboración de especialistas de numerosas universidades e instituciones.

Así, a lo largo de 2009 se 'colgará' en la red el corpus elaborado ex profesor para el Diccionario Histórico, formado por 52 millones de registros extraídos de 800 textos de autores españoles de todas las épocas (los de escritores americanos quedan para una segunda fase), y se podrán consultar también las más de 140.000 fichas de bibliografía relacionada con este proyecto.

La intención de Pascual, vicedirector de la RAE, es que, además, esté pronto en Internet el antiguo fichero en papel de la Academia, ya digitalizado y de unos diez millones de palabras, aunque será preciso que esta institución dé antes el visto bueno.

El académico salmantino José Antonio Pascual ha probado en su propia piel lo que supone dirigir un proyecto tan ambicioso como el Nuevo Diccionario Histórico de la Lengua Española. Ponerlo en marcha le ha costado 'tres visitas a la UCI y muchas noches en vela'.

'Es un proceso de enorme complejidad, hasta el punto de que ya ha generado treinta artículos y dos libros sobre cómo hacer el Diccionario', asegura Pascual. Gran experto en lexicografía y Premio Nacional de Investigación Ramón Menéndez Pidal, dirige un equipo de unas veinte personas y desde hace tres años se dedica a 'sentar los cimientos del Diccionario' y a 'tejer la tela de araña que dará lugar al motor' de esta gran obra, 'esencial' para un idioma como el español, porque, 'sin ella, sería una lengua de segunda'.