Público
Público

La muerte de una española reaviva la polémica sobre el "turismo quirúrgico" en Argentina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La polémica por el llamado "turismo quirúrgico" se reavivó en Argentina con el caso de una mujer española que murió este martes por causas "dudosas" que son investigadas tras someterse a un implante mamario en Buenos Aires.

Aunque se desconoce si la fallecida, Marta Pereiro, vino a Argentina para hacer turismo además de operarse, los medios de prensa locales hablaron de nuevo de los riesgos que pueden correr los extranjeros que viajan a este país para pasar por el quirófano sin tomar las debidas precauciones.

"Las cirugías exprés, un boom del turismo argentino" o "Turismo quirúrgico: el auge de un fenómeno que crece impulsado por los costos bajos y la buena reputación", fueron algunos de los titulares que eligieron los portales de internet de los medios argentinos al situar en contexto el fallecimiento.

Según dijo a Efe el secretario general de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Francisco Famá, quien no quiso hacer comentarios sobre el caso particular de la española fallecida, "muchas veces los pacientes viajan, se operan al día siguiente de su llegada al país y desconocen dónde se van a operar y quién es el cirujano".

El especialista señaló que el llamado "beauty trip" es promocionado en el exterior por agencias de viajes y algunas clínicas de cirugía estética que venden "paquetes turísticos", combinando el paso por el quirófano con escapadas a los destinos más populares de Argentina, como las Cataratas del Iguazú o los glaciares de la Patagonia.

"Así, muchas veces el paciente no cumple con las indicaciones del post-operatorio, porque quiere aprovechar para pasear y no guardan el reposo necesario. Deberían permanecer en la ciudad por un plazo mínimo de entre diez días y dos semanas para retirar los puntos de la operación", explicó Famá.

Agregó que "hay que recomendar a los extranjeros que vienen a operarse que no confíen únicamente en lo que les dicen las agencias de turismo, que traten de contactar al médico que los va a operar antes de realizar el viaje" y que dispongan del tiempo suficiente "como para entrevistar al médico y realizar todos los estudios pre-quirúrgicos, que pueden demandar una semana", añadió.

Marta Pereiro, de 52 años, era de Alhaurín de la Torre (Málaga, sur de España) y murió en la noche de este martes en la clínica privada López Bandera, de Buenos Aires, especializada en cirugías estéticas, horas después de someterse a una operación de implantes de silicona en los senos.

Según señalaron a Efe fuentes de la familia de la fallecida, la mujer tenía relaciones con un argentino y solía viajar a Buenos Aires.

El caso es investigado por la Justicia como "muerte por causa dudosa" y se desconocen de momento las circunstancias del deceso y los resultados de la autopsia, que se practicó este miércoles.

El dueño de la clínica, Raúl López Bandera, no ha ofrecido declaraciones a la prensa. Hoy, su abogado, Enrique Palacio, dijo que la paciente salió de la operación "perfectamente" y "absolutamente lúcida".

En declaraciones al canal C5N, Palacio agregó que el médico no ha sido imputado por ningún delito y "está prestando su colaboración a la Justicia, hay un secreto de sumario y cuando esto cese por supuesto que va a declarar".

La clínica López Bandera, que se dedica a operaciones de cirugía plástica y estética, funcionó hoy con normalidad después de haber cerrado el miércoles.

Según un estudio de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica, Argentina ocupa el quinto lugar entre los países con más cirugías estéticas -unas 30.000 al año en el país suramericano.

A juicio de Francisco Famá, la recurrencia de los extranjeros a los bisturíes argentinos tiene sólo una explicación: "Una cirugía aquí cuesta hasta cuatro veces menos que en Europa y en EEUU".