Público
Público

La muerte de un policía eleva la tensión en Irlanda del Norte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El acuerdo para compartir el poder de Irlanda del Norte entre católicos y protestantes se enfrentaba el martes su mayor prueba en más de una década después de que un grupo de republicanos disidentes mataran a un policía.

El IRA de Continuidad, un pequeño grupo paramilitar que se escindió del Ejército Republicano Irlandés (IRA por sus siglas en inglés), se adjudicó la responsabilidad por el tiroteo de la noche del lunes y dijo que más sangre sería derramada mientras la provincia siga siendo parte de Reino Unido.

El ataque ocurrió dos días después de que otro grupo disidente, el IRA Auténtico, matara a tiros a dos soldados británicos.

"Los problemas de Irlanda han vuelto", dijo Kevin Toolis, un realizador cinematográfico y autor de un libro sobre el IRA. "Los problemas son un eufemismo para episódicos tiroteos y desgracias, disturbios", agregó.

Políticos de ambos lados dijeron que la violencia no desbarataría un acuerdo para compartir el poder de 1998 que ha llevado relativa calma y creciente prosperidad a Irlanda del Norte tras 30 años de violencia entre la minoría de católicos republicanos irlandeses y protestantes pro-británicos.

"Esta es una lucha de voluntades entre una clase política y gente malvada, malvada y la clase política ganará", dijo el primer ministro de Irlanda del Norte, Peter Robinson.

Dos hombres, uno de 17 años y otro de 37, fueron arrestados por su vinculación el asesinato del policía, dijo el martes la policía.

Los grupos disidentes no tienen amplio apoyo dentro de la comunidad católica en Irlanda del Norte y son apenas unos pocos cientos, pero sus acciones tienen el potencial de volver a sumergir a la provincia en una espiral de violencia.

"Lo que tiene que preocuparnos es que haya una reacción por parte de paramilitares leales que han más o menos perdido protagonismo", dijo el ministro de Justicia irlandés, Dermot Ahern. "Existe ese peligro", agregó.

También está el riesgo de que los disidentes incrementen su campaña con una bomba.

En enero, una gran bomba fue desactivada en Castlewellan, un pueblo ubicado a 50 kilómetros al sur de la capital de Irlanda del Norte, Belfast.

"La bomba de Castlewellan, que fue interceptada, tenía el potencial de otro Omagh", recordó Ahern.

En agosto de 1998, 29 personas murieron en el ataque del IRA Auténtico en el pueblo de Omagh en lo que fue el atentado más mortífero del conflicto sectario.