Público
Público

Muertos los 46 ocupantes del avión que se estrelló contra un páramo andino

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El avión de la aerolínea venezolana Santa Bárbara que desapareció este jueves en los Andes Venezolanos y fue hallado hoy se estrelló contra la pared de una montaña, en un accidente en el que fallecieron sus 46 ocupantes.

El director general de Protección Civil de Venezuela, general Antonio Rivero, confirmó este viernes que no hay supervivientes entre los 43 pasajeros y tres tripulantes de la aeronave que, según fuentes de los equipos de socorro, "se desintegró" en el impacto.

"Impactó contra la cara de una de las montañas del Páramo de los Conejos y fallecieron todos sus ocupantes", dijo Rivero a la prensa, poco después de que fuera avistado el aparato siniestrado a unos 5.000 metros sobre el nivel del mar, en una zona de difícil acceso.

Los restos del avión fueron hallados por uno de los helicópteros policiales que se sumaron al amanecer a las operaciones de búsqueda emprendidas el jueves, tras conocerse que el vuelo 518 de Santa Bárbara Airlines había desaparecido una media hora después de despegar del aeropuerto de Mérida, en el oeste venezolano.

El piloto del helicóptero, sargento Johnny Páez, dijo que avistó el aparato "desintegrado", más de quince horas después de su desaparición.

La noticia de que no había supervivientes en el accidente arrebató las últimas esperanzas de los familiares de quienes viajaban en el avión y que, desde ayer por la tarde, esperaban informaciones en los aeropuertos de Mérida y también de Caracas, destino del vuelo.

"Se cumplen (ahora) los procedimientos para la recuperación de los cadáveres junto a los restos del aparato para determinar las causas del accidente", indicó a la prensa el general Rivero.

Fuentes oficiales señalaron que debido a las dificultades geográficas de la zona donde impactó el avión el traslado de los equipos de rescate debe llevarse a cabo en avionetas y helicópteros, aunque los efectivos deberán luego llegar a pie hasta el lugar de la tragedia.

En el vuelo 518 de Santa Bárbara, compañía que realiza numerosas rutas interiores en Venezuela y tiene también vuelos al extranjero, viajaban, entre los pasajeros, el alcalde de un municipio de Mérida, Alexander Quintero, el profesor y analista Italo Luongo y dos familiares del viceministro de Seguridad Ciudadana, Tarek Al Aissami.

El lugar donde se estrelló la aeronave, modelo ATR 42300, está bajo la jurisdicción del alcalde fallecido.

En un comunicado difundido al mediodía de hoy, la compañía Santa Bárbara expresa su profundo pesar ante "la confirmación del siniestro" e indica que, según los datos oficiales, la aeronave "fue ubicada a seis millas al noreste de la ciudad de Mérida, en el sector conocido como 'La cara del indio'".

La aerolínea señala que tiene a disposición de los familiares de las víctimas toda la logística de información y asistencia, y asegura "toda su colaboración" a la comisión investigadora de accidentes aéreos para que se pueda "esclarecer las causas" del suceso.

Anoche, en declaraciones a la prensa, el presidente de la compañía, Jorge Álvarez, afirmó que el avión, entonces todavía desaparecido, estaba en perfectas condiciones y que su piloto era un veterano experto "certificado" para volar al aeropuerto de Mérida, considerado peligroso por su ubicación entre montañas.

Aunque no hay todavía datos oficiales respecto a las causas del siniestro, medios locales dijeron que tal vez la aeronave se había desviado de su ruta debido a malas condiciones climatológicas.

El avión de Santa Bárbara despegó el jueves hacia las 17.30 hora local (22.00 GMT) del aeropuerto Alberto Carnevali de Mérida con destino al de Caracas, a unos 600 kilómetros, para un vuelo cuya duración habría sido de una hora y 45 minutos.