Público
Público

Una muestra reúne por primera vez la obra Delhy Tejero, una gran desconocida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El universo mágico de la pintora zamorana Delhy Tejero (Toro 1904-Madrid 1968) se exhibe desde hoy en León, en una exposición antológica que reúne por primera vez la obra de la artista, una gran desconocida para el público.

La muestra reúne unas 200 obras procedentes de diversos museos, instituciones y de su familia, entre pinturas, ilustraciones y los 13 proyectos de murales que realizó, ha explicado hoy en el acto inaugural el comisario de la muestra, José Marín-Medina.

Aunque la obra Tejero sí ha sido reconocida como una de las firmas de la ilustración gráfica contemporánea, su obra pictórica ha pasado desapercibida para la crítica actual, todo ello a pesar de haber supuesto un avance en lo que concierne a la modernización de la pintura figurativa en España.

En la muestra se perciben las diversas tensiones, corrientes estéticas y lenguajes que influyeron y marcaron la trayectoria de Tejero, cuyos postulados estaban a medio camino entre el realismo y el arte abstracto, pasando por la figuración, el cubismo sintético, el art déco y el surrealismo.

La "riqueza poética, la belleza y elegancia" es patente en la obra de Tejero, cuyo mundo singular e interior se deja entrever en esta exposición, ha explicado el comisario.

La exposición reúne la producción de Tejero en tres apartados, el primero de ellos titulado "La escena de los sueños", que introduce al espectador en el secreto del universo mágico de la pintora y su intimidad.

En el segundo, el más importante según el comisario, se perciben las corrientes y artistas que influyeron en Tejero, como Pablo Ruiz Picasso o Vasili Kandinsky.

El último refleja la faceta de Tejero como muralista, ya que en ella se presentan desde dibujos, hasta apuntes y bocetos definitivos de los trece murales que pintó.

La artista no sólo se empeñó "en realizar una obra innovadora y de vanguardia, sino también en hacer de su propia vida personal una obra de arte", ha explicado Marín-Medina.

En la muestra se puede contemplar su obra religiosa, que sólo hace referencia a las figuras femeninas, como por ejemplo la virgen María, a la que representa en actividades cotidianas.

La artista también hace referencia a la muerte, siempre representada de manera dulce, a excepción de cuando alude a la Guerra Civil, en la que sí refleja el dolor con dureza.

Los viajes también están presentes en la trayectoria de Tejero, cuya obra está marcada por el estallido de la Guerra Civil y la posguerra, que pasa en París, donde se dedicó especialmente a la pintura mural.