Publicado: 27.08.2015 11:29 |Actualizado: 27.08.2015 14:39

La mujer del batería de Los Piratas contradice a la Policía: "Jamás fue
un maltratador, es una víctima"

Andrea Montes niega que Javier agrediera a los agentes y explica que sufría un trastorno bipolar que se descontroló después de que el psiquiatra le retirara la medicación. La familia anuncia que pedirá responsabilidades al psiquiatra y a la Guardia Civil

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
En la foto, tomada ayer,domicilio de la pareja donde ocurrieron los hechos. EFE/Sxcenick

En la foto, tomada ayer, domicilio de la pareja donde ocurrieron los hechos. EFE/Sxcenick

MADRID.- La mujer del batería del grupo Los Piratas, Andrea Montes, ha difundido a través de las redes sociales un comunicado en el que explica su versión del suceso acontecido ayer en Ponteareas (Pontevedra), y que terminó con la muerte de su marido, Javier Fernández, tras ser disparado por un agente de la Guardia Civil que se personó en el lugar alertado de un posible caso de violencia de género. Por su parte, la familia de Javier asegura que pedirá responsabilidades por lo ocurrido.

"Soy la mujer de Javier, Hal 9000, batería de Los Piratas. No voy a permitir que se manipule la información sobre lo ocurrido. Hal era la persona más cariñosa del mundo. Nos amaba con todo su corazón al bebé y a mí. Jamás fue un maltratador. Éramos completamente felices. Todos sus amigos y familia saben que era una persona llena de amor. Todos saben cómo se desvivía por nosotros. Hal es una víctima", recalca Montes.



Javier Fernández, batería de Los Piratas


En esta línea, añade: "Primero víctima de un trastorno bipolar que estaba perfectamente controlado desde hace 10 años hasta que su psiquiatra tuvo la brillante idea de retirarle todo el tratamiento a pesar de que la familia le pedimos en dos ocasiones que no lo hiciese, ya que, el complicado nacimiento del bebé le había afectado. Fueron momentos de mucha tensión".

"Incluso él fue conmigo al psiquiatra a comentarle que se encontraba nervioso. Hal no agredió a ningún agente, hubo tensión pero no agresión. Fue también víctima de una mala práctica que desencadenó este terrible final. Hal, cariño, no permitiré que manchen tu nombre. Yo sé lo que nos querías. Te quiero y siempre te querré", sentencia.

La familia pedirá responsabilidades

Por su parte, la suegra de Javier ha asegurado que la familia va a pedir responsabilidades "contra todas las personas que han actuado erróneamente".

"En este caso la Guardia Civil ha cometido un error y lo tienen que reconocer. No es violencia de género es una enfermedad crónica", ha dicho Ángeles Arias. Arias ha explicado que la familia lo que quiere es "aclarar las contradicciones" que está habiendo entre lo que ellos afirman haber visto y la versión oficial.

"Hal -como apodaban al fallecido- era un chico amable y generoso, un enfermo crónico de trastorno bipolar que estaba en tratamiento pero el psiquiatra tuvo la inspiración de quitarle el tratamiento", ha asegurado Ángeles sobre su yerno, exbatería del grupo rock Los Piratas. Ha relatado que su yerno estaba "muy nervioso" por el nacimiento de su hijo, "que fue una alegría, pero un también un motivo de preocupación tremenda, porque se volcaba mucho en la familia".

Ha afirmado que "ayer tuvo un brote psicótico más fuerte" y que cuando se levanto empezó "con delirios" y a llevarle la contraria a su hija, "que tenía un poquito de miedo, pero no de que la fuera a matar". "Mi hija llamó a los amigos para que lo vinieran a tranquilizar y luego salió con el niño fuera. Él estaba fuera de casa, desnudo y la guardia civil lo hizo entrar, no sé por qué razón", ha continuado Ángeles que ha relatado su versión de los hechos. "Al verse acorralado me imagino que se pondría nervioso y cogió un cuchillito. Esto le costó la vida, para nosotros es un error porque la guardia civil estaba avisada de que era un enfermo y tenían que actuar con otros métodos", ha afirmado.

"Le dio un bofetón"

En cuanto a si su yerno llegó a agredir a su hija ha reconocido que "le dio un bofetón, no tiene excusa", si bien fue "la primera vez en diez años que se vivía un episodio así", en alusión a la enfermedad del ahora fallecido.

"Él llevaba las pautas del tratamiento y estaba perfecto pero este psiquiatra le quitó la medicación y se fastidió todo", ha señalado la suegra del batería del grupo musical, que ha dicho que su hija "lo está llevando muy mal porque no le gusta que se manipule la historia". "No vamos a defender a un maltratador, defendemos a una persona que fue víctima de un error", ha concluido.

Durante toda la mañana, en la casa donde sucedieron los hechos, en la parroquia de Guláns, en Ponteareas, han entrado varias personas, entre ellas un abogado llamado por la familia, así como guardias civiles de paisano.