Público
Público

Una mujer simula su secuestro para alargar sus vacaciones

En Japón un joven detiene un tren en hora punta para justificar que llegaba tarde a trabajar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una mujer de Guatemala que estaba de vacaciones en Barcelona sin su marido ha sido detenida por la Policía tras descubrir que había simulado su propio secuestro y ser víctima de agresiones sexuales para así poder alargar su estancia y continuar viendo al hombre por el que vino a Catalunya.

Un operativo policial en el que colaboraron agentes españoles y de Guatemala inició la búsqueda de la mujer el pasado 28 de julio tras recibir una comunicación de la embajada de este país latinoamericano informando de que ella misma había enviado varios mensajes al teléfono móvil de su marido asegurando que estaba secuestrada.

En realidad, la mujer se lo inventó todo en un intento de alargar las vacaciones de las que disfrutaba en Barcelona, donde llegó para pasar unos días, aunque su intención era encontrarse con un hombre que había conocido por Internet, según ha informado en un comunicado la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil.

La detenida, que mantuvo su historia hasta que reconoció que todo era falso durante los interrogatorios de la Policía, aseguró que había sido retenida en un lugar que desconocía y obligada, junto a otras víctimas, a mantener prácticas sexuales con su captor.

Cuando los agentes de la Policía encontraron a la mujer en Barcelona, ésta aseguró primero que había conseguido escapar de sus captores, por lo que fue acompañada a un centro médico para realizarle una revisión, en la que no se detectó ningún tipo de lesión.

Este hecho, sumado a las múltiples contradicciones de su relato, levantó las sospechas de la Policía, que tras insistir en los interrogatorios, consiguió finalmente que ésta confesara que todo era mentira.

La detenida llegó a explicar a la Policía que el hombre por el que había viajado a Barcelona le había robado sus joyas, lo que se comprobó luego que también era falso, aunque sí que era cierto que la pareja se había desprendido, vendiéndolas, de estas piezas.

La mentira de esta mujer movilizó a agentes del grupo de crimen organizado de la Jefatura Superior de Policía catalana y de la sección central de secuestros y extorsiones de la comisaría de la Policía Judicial, además de a los funcionarios de la embajada de Guatemala.

En Japón, un joven empleado de la compañía ferroviaria japonesa JR West también ha sido parecido por haber detenido un tren en plena hora punta en busca de una excusa para llegar tarde al trabajo.

Sobre las 7.30 de esta mañana, cuando los trenes suelen estar más atestados, Masahiro Matsumoto, de 23 años, presionó el botón de emergencia en un paso a nivel en Joyo, ciudad de la provincia de Kioto (centro de Japón) donde reside.

La jugada le salió mal: la policía estaba al acecho, ya que algo similar había ocurrido seis veces desde mediados de julio en ese mismo paso a nivel, y Matsumoto fue detenido.

El joven confesó a la policía que decidió parar el tren porque creía que sería una buena excusa para justificar que llegaba tarde a su oficina, que se encuentra en una de las estaciones de JR de Kioto.

La policía local de Joyo ha anunciado que investigará si Matsumoto fue el culpable de que el tren se detuviese en las otras seis ocasiones anteriores.