Público
Público

Mujeres que caminan a paso rápido, con menor riesgo cáncer mama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Alison McCook

Las mujeres que dan caminatasa paso rápido de manera regular tienen bajo riesgo dedesarrollar cáncer de pecho después de la menopausia y nunca estarde para comenzar, revela un nuevo estudio.

Tras revisar datos de unas 100.000 mujeres posmenopáusicas,un equipo halló que las que caminaban a paso rápido por lomenos una hora por día (o hacían ejercicio equivalente) eran un15 por ciento menos propensas a desarrollar cáncer de mama quelas que caminaban menos de una hora por semana.

Y las que hacían poco ejercicio, pero aumentaban laactividad física después de la menopausia, eran un 10 porciento menos propensas a desarrollar la enfermedad que las quese mantenían sedentarias.

En general, cinco de cada 100 mujeres desarrollaron cáncerde pecho en 20 años.

Hay muchos factores de riesgo del cáncer mamario que lasmujeres no pueden controlar, como los antecedentes familiaresde la enfermedad o la edad a la que comenzaron a menstruar,precisó la autora principal del estudio, doctora A. HeatherEliassen.

Pero la actividad física "es uno de los pocos que puedenmejorar, y nunca es demasiado tarde". Hay cada vez más pruebasde que las mujeres muy activas son menos propensas que lassedentarias a desarrollar cáncer de pecho.

Pero poco se sabe sobre el efecto del ejercicio moderado yde su comienzo tardío.

Además, es difícil comparar a los estudios previos sobrelos beneficios del ejercicio, indicó el doctor MichaelLeitzmann, de la Universidad de Regensburg en Alemania, que noparticipó del estudio.

Es que no todos tienen el mismo diseño o hacen preguntasdistintas para relevar la cantidad de ejercicio. Aun así, "lamayoría de las evidencias muestran cómo hacer ejercicio reduceel nivel de riesgo", dijo Leitzmann a Reuters Health.

En el nuevo estudio, publicado en Archives of InternalMedicine, el equipo de Eliassen, de Harvard, revisó datos de95.396 mujeres estudiadas durante 20 años. A intervalosregulares, informaron el nivel de actividad física que tenían yel tipo de ejercicio que hacían.

El equipo observó una relación entre el ejercicio regular yla disminución del riesgo de desarrollar cáncer de mama, auntras eliminar la posible influencia del consumo de alcohol ydel peso.

Los autores analizaron también qué actividades, como lanatación o el trote, estaban asociadas con la máxima reduccióndel riesgo y hallaron que el ejercicio más protector era lacaminata vigorosa, que además era el ejercicio más común.

Eliassen consideró que los más alentador fue que lasmujeres no necesitaron hacer ejercicio intensos para obtener unbeneficio: fue suficiente caminar a paso rápido (5-6 km/h), unavelocidad que impide conversar al caminar.

El diseño del estudio no permitió probar si caminar causabamenos tumores mamarios porque existirían otros factores comunesen las mujeres que caminan más y que las haría menos propensasa desarrollar ese cáncer que el resto de las mujeres.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, 25 de octubre del2010