Público
Público

Las mujeres fuman con menos ansiedad, según un estudio de la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las mujeres dan menos caladas que los hombres a sus cigarrillos, inhalan menos cantidad de humo del tabaco y lo hacen con menor intensidad, según un estudio de la Unión Europea presentado el jueves en Madrid.

El informe COmets (que corresponde a las siglas en inglés de medición de exposición al monóxido de carbono por el humo del tabaco) realizado a 221.655 personas en los 27 países de la UE concluyó que los niveles de CO eran inferiores en las mujeres que en los hombres fumadores debido a que ambos fuman de forma diferente.

Concretamente, la media de el nivel de CO en hombres fumadores en Europa se sitúa según este estudio en 17,8 partículas por millón (ppm), mientras que en mujeres la cifra cae a 15,0 ppm.

donde se realizaron 12.373 mediciones - son muy similares, con 17,6 ppm entre hombres y 15,7 ppm entre mujeres.

Aunque esas diferencias de género también se observan en no fumadores (3,8 ppm para hombres y 3,2 en mujeres), la distancia es mucho más significativa entre los consumidores de tabaco, lo que llevó a los investigadores a concluir que es la forma de fumar lo que causa las divergencias.

¿MÁS DIFÍCIL DEJAR DE FUMAR?

Según el doctor Carlos Jiménez Ruiz, coordinador del grupo de tabaquismo de Neumomadrid y uno de los presentadores del estudio, una de las consecuencias de este informe es que se puede concluir que las mujeres fuman más por un motivo de "recompensa positiva" (por ejemplo después de una comida copiosa) que por una "recompensa negativa" ( para aliviar el síndrome de abstinencia).

De esta forma, el hombre intentaría captar más nicotina de cada cigarrillo, según Jiménez Ruiz, que sugirió que de esto se podría deducir que ellas tendrían más difícil dejar de fumar únicamente por medios farmacológicos, y necesitarían también más apoyo psicológico al no tratarse simplemente de reducir la ansiedad por dependencia del tabaco.

Estas diferencias de género también tiene consecuencias en la salud, aunque aún habría que realizar estudios más exhaustivos para llegar a resultados concluyentes, según explicó Juan Antonio Riesco, coordinador del área de tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica.

"Si los hombres inhalan más humo y más profundamente, con seguridad todas las sustancias tóxicas penetrarán en el aparato respiratorio con más intensidad", dijo Jiménez Ruiz.

"Es posible que las diferentes formas de inhalación de humo tenga implicaciones en las diferentes tipos de patologías relacionadas con el tabaco", añadió.

Otra de las conclusiones del estudio es una progresiva disminución de los niveles de CO desde 2006 en toda Europa, siendo un poco más pronunciada la caída en España, algo que podría estar asociado a la entrada en vigor de la ley antitabaco en enero de 2006.

De hecho, el consumo de tabaco en España ha descendido a niveles de 1997, según una encuesta presentada el martes.

Por una vida sin tabaco" lanzada en 2005 por la Comisión Europea.

El tabaco le cuesta a Europa 100.000 millones de euros y 650.000 vidas al año, según datos de la Comisión Europea.