Público
Público

Las mujeres que sufren violencia luego tienen problemas mentales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Las mujeres que fueronvíctimas de abuso sexual estarían en riesgo permanente dedesarrollar depresión u otros trastornos mentales.

Un nuevo estudio, sobre más de 4.400 mujeres de Australia,halló que el 27 por ciento había sufrido alguna vez uno decuatro tipos de actos violentos: violación, otra clase deataque sexual, abuso físico de una pareja o acoso.

Esas mujeres eran 11 veces más propensas a tener untrastorno mental, como depresión o desórdenes de ansiedad; elriesgo aumentaba junto con el nivel de violenciaexperimentado.

El 89 por ciento de las participantes que habían padecidopor lo menos tres de los cuatro tipos de actos violentosestudiados había desarrollado algún problema de salud mental,según entrevistas diagnósticas.

Eso a diferencia del 28 por ciento de las que nunca habíansufrido ataques sexuales, abuso doméstico o acoso.

Los resultados, publicados en Journal of the AmericanMedical Association, no prueban que la violencia cause lostrastornos mentales, pero es muy probable que así sea, opinó laautora principal del estudio, Susan Rees, de la University ofNew South Wales, en Sidney.

"Hay motivos sólidos como para respaldar la hipótesis deque la violencia de género es uno de los principales factoresque favorece la aparición de problemas mentales en lasmujeres", dijo la experta.

En muchos casos, las participantes habían tenido la primeraexperiencia violenta cuando eran muy chicas y antes de quedesarrollaran problemas de salud mental.

"La asociación observada en el estudio indica que laviolencia contra mujeres debería ser considerada, y abordada,como un problema importante de salud pública", señaló Rees.

Con su equipo, Rees determinó que el 77 por ciento de 139víctimas de distintos tipos de actos violentos habíadesarrollado algún problema de ansiedad en algún momento de susvidas: más de la mitad, estrés postraumático o depresión mayor;casi la mitad había consumido drogas o alcohol y un 35 porciento había intentado suicidarse.

Tras considerar factores como el nivel educativo y deingresos, esas mujeres seguían siendo 11 veces más propensas ahaber desarrollado algún trastorno mental que las participantesque nunca habían padecido un ataque sexual, abuso o acoso.

Ese riesgo fue tres veces más alto en las víctimas de uno odos tipos de actos violentos. La violencia contra las mujeres,sostuvo Rees, "no es un problema individual sino social".

FUENTE: Journal of the American Medical Association, 3 deagosto del 2011