Público
Público

Mujica vence con holgura en Uruguay

El candidato del izquierdista Frente Amplio promete un "pacto nacional"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

De la calma más absoluta, Montevideo pasó a ser una fiesta estrepitosa. Una marea humana confluyó el domingo por la noche en la rambla que bordea la costa del Río de la Plata y desde allí el alborozo contenido se desahogó en un canto que no tenía fin: '¡Vamo, Pepe, vamo, gente, con el Uruguay!'.

Personaje carismático y apreciado por gran parte de la sociedad uruguaya, el ex guerrillero tupamaro José Mujica apareció a las nueve de la noche ante sus seguidores para confirmar lo que ellos esperaban oír. Mujica se proclamó como el nuevo presidente de Uruguay, y en aquel momento un estallido de júbilo habló por la pasión que allí palpitaba.

Mujica se acordó de su adversario, el candidato por el Partido Nacional Luis Alberto Lacalle, y mostró su deseo de una clase política unida. 'Ni vencidos ni vencedores', dijo. 'Apenas elegimos un gobierno que no es dueño de la verdad, que nos precisa a todos'.

Con el 96% de las papeletas escrutadas, Mujica ha conseguido el 53% de los votos, mientras que su rival Luis Alberto Lacalle obtuvo el 43%. En un país donde el sufragio es obligatorio, la abstención se sitúa en poco más del 10%.

Es una gesta histórica: la coalición Frente Amplio comenzará en marzo de 2010 un segundo período consecutivo en el poder que romperá una vez más con la hegemonía que instauraron tanto el Partido Colorado como el Partido Nacional en la escena política uruguaya desde el siglo XIX.

Entre todos las organizaciones de izquierda que integran el Frente Amplio, fundado en 1971, se encuentra el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, de donde proviene Mujica.

El presidente electo tiene ahora en sus manos el futuro de un pequeño territorio de tres millones de habitantes que sin embargo debe afrontar grandes desafíos: reducir la desigualdad en un país donde el 20% todavía vive en la pobreza, controlar una deuda que se ha incrementado en un 30% durante el Gobierno actual de Tabaré Vázquez, impulsar una integración regional que no lo discrimine por sus dimensiones, y abrirse hueco entre los dos gigantes, Brasil y Argentina.

Mujica ha reiterado su deseo de crear un 'pacto nacional' con todas las fuerzas políticas en las áreas de educación, energía, medio ambiente y sanidad, pero reservará a gente de su confianza los ministerios de Interior, Exteriores y Defensa. Sus principales objetivos, según ha anunciado, serán profundizar las políticas sociales y mantener la política macroeconómica implementada por el Ejecutivo de Tabaré Vázquez.