Público
Público

Multa a una baloncestista por no vestir femenina

Taurasi se ha negado a obedecer las normas de la FIBA

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Diana Taurasi, baloncestista norteamericana del Galatasaray turco, es la única jugadora de los 23 equipos de la Euroliga femenina que se ha plantado ante la FIBA (Federación Internacional de Baloncesto). Lo ha hecho después de que la organización decidiera, hace unos meses, que las deportistas ya no pueden vestir sus equipaciones habituales. El nuevo reglamento de la FIBA las obliga a llevar pantalones diez centímetros por encima de la rodilla y con una anchura máxima de dos centímetros entre la piel y la tela. Taurasi, se ha negado a obedecer estas normas, pero la protesta le está saliendo cara. La multa por vestir a su antojo asciende a 500 euros por partido, según publicó el diario Ara. La jugadora lleva diez, de manera que su deuda ya ronda los 5.000 euros.

La decisión de Taurasi, de 29 años y jugadora del Galatasaray, ha vuelto a encender las alarmas entre los colectivos feministas en contra de una norma que consideran machista y que vulnera el derecho a la propia imagen. El Consejo de las Mujeres del Municipio de Madrid, por ejemplo, ha realizado una campaña de recogida de firmas y de envíos de solicitud a distintas autoridades de la FIBA. 'La valentía de Diana Taurasi debería servir de ejemplo para otras jugadoras, ya que su dignidad como mujeres deportistas está por encima de consideraciones sexistas', afirma la asociación en un comunicado colgado en su página web.

La intención de la FIBA es, efectivamente, que las baloncestistas vistan de manera más femenina. Elisabeth Cebrián, exjugadora de baloncesto y miembro de la Comisión de la Mujer de la FIBA Europa, explicó recientemente a este diario que el objetivo de la nueva equipación es 'diferenciar los uniformes de los hombres de los de las mujeres para hacer el baloncesto femenino más atractivo'. La Comisión de la Mujer insistió en que la medida 'no tiene nada de sexista' porque 'pretende ensalzar las cualidades de la mujer como una atleta y no como un objeto'.

La Asociación de Jugadoras de Baloncesto (Ajub), sin embargo, no coincide con la FIBA en su interpretación del nuevo reglamento. El colectivo rechazó en un comunicado la nueva norma porque, a su juicio, 'supone reconocer una mentalidad caduca e irrespetuosa de unas profesionales a las que se quiere mediatizar por lo atractivas que pueden ser para unos espectadores más preocupados por la exhibición de un cuerpo que por seguir la jugada en el terreno de juego'.

Los tres equipos españoles que participan en la Euroliga femenina (Perfumerías Avenida Baloncesto, Básket Rivas Ecópolis de Madrid y Ros Casares Basket de Valencia) fueron los únicos que se mostraron en contra de la medida cuando la FIBA la hizo pública.

Por eso, el Consejo de Mujeres del Municipio de Madrid reclama que las jugadoras españolas se pronuncien públicamente a favor de Taurasi. También pide la retirada inmediata de las multas impuestas a esta jugadora norteamericana, a la espera de saber si tendrá que pagarlas ella o el equipo, y el inmediato cese del director general de la FIBA Europea, Patrick Bauman.