Público
Público

Una multitud se reúne para la ceremonia inaugural de Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Jeff Mason y Ross Colvin

Barack Obama se preparaba para hacer historia el martes al convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos, impulsado por el optimismo que millones de personas sienten por su llegada al poder y heredando una recesión y dos guerras que pondrán a prueba su capacidad de gobernar.

Cientos de miles de personas desafiando el frío atestaban el National Mall, una zona que se extiende tres kilómetros desde el Capitolio al Monumento a Lincoln en el río Potomac y junto a la avenida Pennsylvania hasta la Casa Blanca.

Un mar de gente, muchas ondeando banderas estadounidenses, se congregó en el parque del Mall horas antes de que Obama, un demócrata, jure como el cuadragésimo cuarto presidente de Estados Unidos justo antes del mediodía (17:00 GMT), reemplazando al republicano George W. Bush.

"Esto es un caos ahora", dijo Judy Bailey, de 42 años, de Cincinnati, Ohio, mientras la policía la alejaban del lugar donde se realizaría la ceremonia de asunción. "Pero es increíble estar aquí. Se está haciendo historia".

Los principales índices bursátiles de Estados Unidos caían un dos por ciento el martes ante los temores de una sombría temporada de resultados y por la salud del sector bancario, dejando en evidencia la magnitud de los problemas económicos que afrontará el nuevo mandatario.

La asunción de Obama, de 47 años, hijo de un keniano y una mujer blanca de Kansas, estará llena ceremonias y símbolos para los afroamericanos que sufrieron la esclavitud y posteriormente las políticas de segregación racial que los convirtieron en ciudadanos de segunda clase.

Obama jurará el cargo con su mano sobre la Biblia que Abraham Lincoln usó en su primer mandato en 1861, de pie sobre las escaleras ubicadas al oeste del Capitolio, un edificio que fue parcialmente construido por esclavos negros.

Algunos cálculos estiman que el número de personas que se espera que llegue al Mall y la ruta del desfile inaugural será de más de dos millones. Las multitudes atascaron el sistema ferroviario y se aglomeraron en los puntos de seguridad.

Los sondeos muestran un amplio apoyo a Obama y optimismo sobre los próximos cuatro años de su presidencia, pese a una recesión que se profundiza, con 11 millones de personas sin empleo.

COMENZAR A TRABAJAR

Obama, un ex senador de Illinois quien superó una reñida campaña electoral con un cómodo triunfo contra el republicano John McCain en noviembre, ha enfatizado que el tiempo para festejar y celebrar será escaso.

El miércoles comenzará a intentar que el Congreso apruebe un plan de estímulos económicos de 825.000 millones de dólares. También afrontará duros desafíos: la crisis económica mundial, las guerras en Irak y Afganistán, el calentamiento global, el conflicto en Gaza y las tensiones entre Pakistán e India.

Pero los analistas dicen que, al menos por ahora, su habilidad para reactivar la economía afectada por la recesión será el punto de referencia por cual se juzgará su presidencia.

The Washington Post publicó que en una de sus primeras acciones como presidente, Obama planeaba nombrar al ex senador George Mitchell como su enviado en Oriente Próximo.

También se espera que se reúna con los mandos militares el miércoles para discutir la retirada de las tropas estadounidenses de Irak, abordando la promesa de campaña de traer a todos los soldados a casa en 16 meses.

SEGURIDAD

La ceremonia se llevará a cabo en medio de una seguridad sin precedentes, aunque las autoridades dicen que no hay una amenaza creíble de un ataque. Cerca de 8.000 policías han sido desplegados y un total de 32.000 miembros del Ejército estarán de guardia o en espera a ser llamados.

Las autoridades estadounidenses investigan una potencial amenaza, que dijeron era de credibilidad incierta, según informó el martes el Departamento de Seguridad Interior.

El juramento será seguido por la banda del Cuerpo de Marines de Estados Unidos que tocará "Hail to the Chief" y un saludo de 21 disparos.

Obama, quien ha sido aclamado por su oratoria, tiene previsto dar su esperado discurso de unos 20 minutos justo después del mediodía.

"Va a describir muchos de los desafíos que enfrentamos como país, pero también recordará (...) que Estados Unidos ha enfrentado grandes desafíos antes", dijo su portavoz Robert Gibbs el martes a CNN.

"Hablará sobre la responsabilidad, particularmente la gran responsabilidad en la acción del Gobierno y las instituciones financieras, algunas de cuyas acciones nos trajeron al problema en el que estamos ahora", agregó

Obama y su esposa Michelle fueron a la Casa Blanca la mañana del martes tras asistir a una ceremonia religiosa. Tenían previsto tomar café con la familia Bush y el vicepresidente Dick Cheney y su esposa.