Publicado: 10.05.2014 12:47 |Actualizado: 10.05.2014 12:47

Multitudinaria despedida a los cinco chicos de Monterrubio de la Serena

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El funeral por los cinco chicos pertenecientes a un club de fútbol sala fallecidos el pasado jueves en el accidente de un microbús en Monterrubio de la Serena se ha celebrado este sábado en el pabellón polideportivo con la asistencia de miles de personas y entre el dolor de familiares y amigos, y con la conmoción de toda la comarca.

Al sepelio, que ha sido oficiado por el arzobispo de Mérida-Badajoz, Santiago García Aracil, y en cuyo comienzo se ha leído un telegrama del Papa de condolencia y apoyo a las familias, han asistido, entre otros, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el presidente extremeño, José Antonio Monago.

También han estado presentes el presidente del Parlamento extremeño, Fernando Manzano, el de la Diputación Provincial de Badajoz, Valentín Cortés, y el de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, entre otros, mientras que el Rey, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, partidos políticos y distintas instituciones han enviado coronas de flores.

La asistencia de Villar se ha debido al hecho de que los niños fallecidos eran miembros del equipo de fútbol sala CD Monterrubio, que el jueves, antes de que sucediera el accidente en el que se vio implicada también una retroexcavadora, ganó al conjunto del Herrera del Duque (Badajoz).

Precisamente los jugadores de este último club han hecho un pasillo a la salida del Polideportivo, hacia las 13:00 horas, de los féretros que iban camino cuatro de ellos al cercano cementerio municipal y el quinto al de La Nava, una pedanía de la localidad badajocense de Benquerencia de la Serena.

La salida de los ataúdes y su posterior traslado al camposanto ha sido llevada a cabo a hombros de familiares y amigos, y entre el aplauso de miles de personas. Unas 2.000 llenaban desde la mañana el Pabellón y otras muchas esperaban en el exterior a que terminara la misa, en la que también han participado numerosos sacerdotes de la zona.

Tras la ceremonia religiosa, Jorge Fernández Díaz ha declarado que "hoy es un día de luto en toda España" ya que todo el país "hace como suya la desgracia", y ha identificado como suyos a los niños fallecidos. El ministro, que no ha informado sobre las circunstancias ni otros detalles del accidente y la posterior investigación, ha resaltado que "hay que aprender" de este siniestro para que haya menos víctimas en las carreteras y no se conduzca bajo los efectos del alcohol ni las drogas en general.

Por su parte, el alcalde de Monterrubio de la Serena, Antonio Blázquez, ha destacado el carácter masivo de la asistencia al sepelio, con unas 2.000 personas en el polideportivo, unas instalaciones que han acogido unos actos fúnebres en los que "todo ha sido especial".

No en vano, los numerosos efectivos desplegados por la Cruz Roja, que montó un hospital de campaña dotado con personal como psicólogos y trabajadores sociales, han tenido que atender a personas afectadas por lipotimias, ataques de ansiedad y debilidad ya que, según uno de sus responsables, "se olvidan hasta de comer".

Asimismo, varios de los vecinos han manifestado su pena y congoja por lo sucedido, y han resaltado el buen carácter y bondad de los niños, que eran muy conocidos en una localidad que tiene de unos 2.000 habitantes.

El laboratorio del Servicio de Toxicología del Instituto de Ciencias Forenses de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) recibirá el lunes la muestra de saliva del conductor de la retroexcavadora involucrado en el accidente de autobús que costó la vida a cinco jóvenes en Bajadoz. El director del laboratorio, el profesor Manuel López-Rivadulla, ha explicado que su departamento todavía no ha recibido la muestra del conductor, que previsiblemente llegará el lunes.

Aunque habitualmente se tarda entre diez y doce días en analizar este tipo de muestras, ha sostenido, en esta circunstancia de un caso que ha generado alarma social se hará "de un día para otro".

El test de saliva es la primera prueba indiciaria para saber si un conductor ha consumido algún tipo de droga de las denominadas ilegales, aunque luego tiene que ser contrastada en un laboratorio de referencia, que en este caso será el de Santiago. Este primer test de saliva es el que se le practicó este viernes a F.M.M, de 37 años, el conductor de la retroexcavadora.