Público
Público

Multivitaminas no son fuente de juventud para mujeres: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Frederik Joelving

Un nuevo estudio sugiere quelas usuarias de multivitaminas no viven más que las mujeres queobtienen los mismos nutrientes sólo a través de los alimentos yademás tendrían una mortalidad levemente superior.

"Hay muy pocas pruebas de que los suplementos alimentariosayuden a prevenir las enfermedades crónicas principales", dijoel coautor, doctor Jaakko Mursu, de la University of Minnesotaen Minneapolis. "No hay motivo para tomarlos si no existealguna deficiencia", agregó.

La mitad de los adultos de Estados Unidos utilizansuplementos, que generan ventas anuales de 20.000 millones dedólares.

Aún así, estudios sugieren que algunas de las sustanciassin regular, como las vitaminas A y E, podrían ser dañinas enaltas dosis, según explica un editorial sobre el estudiopublicado en Archives of Internal Medicine.

"La idea de que los antioxidantes son buenos para la saludpartiría de un error colectivo", escriben los doctores GoranBjelakovic, de la Universidad de Nis en Serbia, y ChristianGluud, del Rigshospitalet en Copenhague.

"Quizás, el estrés oxidativo es una de las claves paraprolongar la expectativa de vida", añadieron.

El equipo de Mursu utilizó datos de 39.000 adultas mayoresque habían participado del ensayo Iowa Women's Health Studydesde 1986. A través de cuestionarios, las mujeres informaronsi tomaban multivitaminas, vitaminas A, B, C, D y E,betacaroteno y minerales como calcio, cobre, magnesio, selenioy zinc.

Durante el estudio, los suplementos se volvieron cada vezmás populares: entre 1986 y el 2004, la cantidad departicipantes que usaba uno o más productos pasó del 63 al 85por ciento.

Sólo los suplementos con calcio estuvieron asociados conuna reducción del riesgo de morir en los 19 años deseguimiento, en los que fallecieron el 37 por ciento de lasusuarias y el 43 por ciento de las no usuarias. Esa relación semantuvo tras considerar si las consumidoras de suplementostenían un estilo de vida más saludable que el resto.

En cambio, otros suplementos no prolongaron la expectativade vida.

Por ejemplo, murió el 41 por ciento de las usuarias demultivitaminas, comparado con el 40 por ciento del grupo que nolas consumían. Esa brecha se amplió aún más al considerar lascifras según enfermedades como la diabetes, la hipertensión yel sobrepeso en ambos grupos.

Mursu espera que los resultados se apliquen también a loshombres y aclaró que el estudio no prueba que los suplementossean peligrosos, sino que "no hay evidencia de que seanbeneficiosos".

Una excepción a estos resultados sería la vitamina D: unainvestigación reciente sugirió que prolongaría la vida de lasmujeres.

En Estados Unidos, las guías alimentarias del 2010recomiendan obtener nutrientes a través de los alimentos, no delos suplementos. Pero a las mujeres en edad reproductiva se lesaconseja un refuerzo de ácido fólico y a las embarazadas, queutilicen suplementos con hierro si el médico lo aconseja.

Las guías promueven que los mayores de 50 años ingierandosis extras de vitamina B12 a través de los alimentosfortificados o los suplementos.

¿LAS FRUTAS Y LAS VERDURAS SON MEJORES?

Duffy MacKay, del Comité para una Nutrición Responsable,una cámara de comercio que reúne a productores de suplementosalimentarios y proveedores de ingredientes, no estuvo deacuerdo con la conclusión de los investigadores de que losmédicos sólo deberían recomendarle el uso de suplementos a laspersonas con deficiencia de ciertos nutrientes.

Por ejemplo, indicó el grupo, las consumidoras de altasdosis de hierro podrían tener enfermedades subyacentes queexplicarían el aumento de la tasa de mortalidad.

Mursu admitió esa posibilidad, pero señaló que es pocoprobable que se aplique a las multivitaminas, productos que losmédicos no suelen recetar.

Entonces, ¿qué es lo mejor?

"Incluir tantos vegetales y frutas como sea posible. Casino hay motivos para limitar su consumo, que proporciona unagran cantidad de vitaminas y minerales", finalizó Mursu.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, 10 de octubre del2011