Público
Público

Donde el mundo se acaba y el cielo se ilumina

Allá donde el mundo termina, en el extremo más septentrional de Noruega, los cielos en invierno parecen desleírse y nos regalan uno de los espectáculos naturales más fascinantes que podamos imaginar: las auroras boreales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El invierno en Noruega o lo aborreces o lo disfrutas al máximo. La nieve lo cubre todo. En sus llanuras, bosques, lagos helados o montañas se pueden practicar todo tipo de actividades de invierno como el esquí, el trineo de perros, las excursiones en moto de nieve o simplemente, paseos con raquetas por abetales nevados.

La Laponia Noruega aparece envuelta estos meses por un aura enigmática que la hace especialmente atrayente. Además, su oferta turística en invierno es amplísima. Puedes disfrutar de una auténtica velada sami (el pueblo indígena de los territorios más al norte de los países nórdicos), ayudar al pastoreo de los renos, atravesar los blancos paisajes en una moto de nieve o en un trineo tirado por perros, e incluso pescar en gélidas aguas los mejores salmones o saborear el cangrejo real. Y como recompensa final e inolvidable, vivir una de las experiencias que quedan para siempre en la memoria: contemplar boquiabierto las auroras boreales.


Nos quedamos embelesados ante este fenómeno físico que se produce cuando la actividad solar es más fuerte de lo normal, dando lugar a grandes descargas eléctricas que lanzan partículas cargadas de electricidad a la tierra. Dichas partículas se iluminan al chocar con la magnetosfera terrestre, regalando así este espéctaculo natural que deja anodadado al visitante. La aurora boreal se manifiesta como una luz fluctuante que varía de forma, intensidad y color, pasando por una amalgama de colores sucesivos, cambiantes y mágicos.

El sol tiene períodos de tranquilidad y otros de mayor actividad durante ciclos de aproximadamente once años. El último período más activo del sol se dio en 2001, por lo que se preveé que a finales de este año y a inicios del 2011, la contemplación de las auroras boreales sea mayor y se puedan ver con más intensidad.

Los mejores meses para avistar las auroras boreales son entre octubre y marzo y se recomienda evitar la luna llena y los lugares muy iluminados. Tampoco debes olvidar ir bien abrigado y mucha paciencia. Uno se encuentra a merced de la naturaleza. Una naturaleza absoluta.

Algunos de los lugares recomendados para su contemplación son Cabo Norte, la ciudad de Tromsø o Alta. Además, estas ciudades son un buen punto de partida para todo tipo de visitas y actividades que nos permitirán descubrir los placeres del invierno total en el norte de Noruega.


Laponia Noruega
Turismo de NoruegaGuía de Noruega