Público
Público

El "mundo entero" podría reconocer el Estado palestino por la falta de diálogo, según un ministro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro israelí de Industria, Comercio y Trabajo, el laborista Benjamin Ben-Eliezer, advirtió hoy de que no le sorprendería que el "mundo entero" reconociera en 2011 el Estado palestino, ante la falta de negociaciones de paz.

"No me sorprendería que dentro de un año el mundo entero reconociese un Estado palestino, incluido Estados Unidos. Entonces nos preguntaremos dónde estábamos y qué estábamos haciendo", dijo en la reunión semanal del gabinete de Gobierno.

Ben-Eliezer señaló que la reanudación de las conversaciones de paz con los palestinos, paralizadas desde septiembre, es un "asunto existencial" para Israel y el conjunto de Oriente Medio.

"Debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para ir y hablar con los palestinos, aunque el precio sea una moratoria (a la construcción en los asentamientos judíos en Cisjordania) de unos pocos meses", agregó.

El ministro citó como ejemplo de la compleja situación diplomática en la que se encuentra su país el reciente reconocimiento del Estado palestino en las fronteras previas a la Guerra de los Seis Días de 1967 por parte de cuatro países latinoamericanos (Brasil, Argentina, Bolivia y Ecuador).

La ministra española de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, afirma en una entrevista publicada hoy por el diario español "ABC" que cree que el próximo año se darán las condiciones para el reconocimiento del Estado palestino, si no en el conjunto de la Unión Europea, sí en un buen número de países.

"Trabajamos en el fortalecimiento institucional para que Palestina esté en condiciones de tener su propio Estado. Si no conseguimos que sea el conjunto de la UE, al menos que un buen número de países podamos hacer ese reconocimiento", señala Jiménez.

Esta tarde, en un encuentro con más de 170 representantes diplomáticos israelíes, el ministro israelí de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman, dejó claro que su país no dudará en actuar contra la campaña palestina de búsqueda de apoyo internacional a su Estado virtual.

"No hay necesidad de entrar en una disputa con los palestinos. Tenemos una política de palos, no sólo de zanahorias. No está en el interés de los palestinos seguir con estas acciones y si tenemos que lidiar con ello, lo haremos", subrayó.

Lieberman consideró además imposible alcanzar un acuerdo de paz con los palestinos en las actuales circunstancias.

"Incluso si ofreciéramos Tel Aviv a los palestinos y una retirada a las fronteras de 1947 encontrarían una razón para no firmar un acuerdo de paz con nosotros", ironizó.

El líder del partido ultraderechista Israel Beitenu propondría a los palestinos un "acuerdo de larga duración" sobre "seguridad y economía" y posponer las decisiones sobre Jerusalén, fronteras y refugiados.

En este sentido, Lieberman reconoció que la coalición gubernamental que lidera el primer ministro, Benjamín Netanyahu, se desmoronaría en el momento en que tuviera que acordar una línea de actuación conjunta sobre la negociación política.

Su número dos, Daniel Ayalón, dedicó esta semana una entrada de su blog personal a los reconocimientos latinoamericanos al Estado palestino, que compara con el empleo de la función "Me gusta" en Facebook.

Ayalón critica en su texto a aquellos "gobiernos irresponsables" que "se apresuran a sacar el pulgar con la indicación 'Me gusta' al Estado palestino sin realmente comprobar su perfil: una autoridad sin soberanía, fronteras ni continuidad territorial, sin capacidad económica ni cultura democrática".

"El Estado de Facebook es más real que el Estado palestino que se crearía unilateralmente sin negociación con el Gobierno electo en Jerusalén", sentenció.

No es la única crítica a los nuevos reconocimientos.

En la reunión del gabinete otros ministros abordaron el tema, como el viceprimer ministro Silvan Shalom, del derechista Likud, quien propuso "trabajar con otros países para detener que este fenómeno se extienda y prevenir pasos unilaterales".

"No habrá paz y el pueblo palestino no tendrá un Estado independiente si las cosas continúan así. Es una vergüenza que los palestinos estén trabajando a través de canales que contradicen los Acuerdos de Oslo (1993) y las conversaciones formales", dijo por su parte el titular de Finanzas, Yuval Steinitz, también del Likud.

El ministro de Asuntos de las Minorías, el laborista Avishai Braverman, aseguró en cambio que la nueva dinámica nace de la incapacidad de Israel de tomar una "decisión clara de promover la paz a través de negociaciones" y propuso por ello pasar de una actitud "pasiva" a una "activa".