Público
Público

El mundo pobre corre el riesgo de perder la guerra contra el hambre, según el BM

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Gran parte de los países en desarrollo corre el riesgo de perder la guerra contra el hambre y la malnutrición y de no alcanzar los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODMs) de la ONU para el año 2015, según un nuevo informe.

Los ocho objetivos, establecidos durante la Cumbre del Milenio de la ONU del año 2000 en Nueva York, buscan reducir para el 2015 a la mitad la pobreza extrema y el número de personas que sufren hambre respecto a los niveles de 1990.

A esa meta se suman otras, como la educación universal primaria, la reducción de la mortalidad infantil en dos terceras partes, la mejora de la salud materna y el combate al sida, la malaria y otras enfermedades.

El estudio "Informe sobre seguimiento global", una publicación semestral del BM en colaboración con el Fondo Monetario Internacional (FMI), destaca que aunque se prevé que gran parte del mundo en desarrollo logre reducir la pobreza extrema a la mitad para el 2015, las perspectivas son oscuras para los objetivos de reducción de la mortalidad infantil y materna, así como para los avances en nutrición y educación primaria.

"Estoy especialmente preocupado ante los riesgos de fracasar en alcanzar el objetivo de reducir el hambre y la malnutrición, el 'ODM olvidado'", afirmó en un comunicado Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial.

"Como demuestra el informe, la reducción de la malnutrición tiene un efecto multiplicador, al contribuir al éxito de otros ODMs como la salud materna, la mortalidad infantil y la educación", destacó.

Las palabras de Zoellick coinciden con un fuerte repunte en los precios de los alimentos básicos, que se han encarecido un 80 por ciento desde el 2005 y amenazan con desestabilizar a distintos países en África, Asia y América Latina.

El propio titular del BM recordó la semana pasada que el programa de alimentos de Naciones Unidas necesita al menos 500 millones de dólares de suministros alimenticios adicionales para responder a situaciones de emergencia.

"Estados Unidos, la Unión Europea, Japón y otros países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) deben actuar ahora para cubrir ese vacío o muchas más personas sufrirán y pasarán hambre", dijo durante un discurso el miércoles pasado.

La última edición del "Informe sobre seguimiento global" también hace hincapié en el vínculo entre desarrollo y medioambiente, y pide una acción urgente contra el cambio climático.

El estudio menciona que las naciones pobres son las que se arriesgan a sufrir más a raíz del cambio climático y la degradación de los recursos naturales.

"Con el fin de aprovechar los beneficios duramente obtenidos, los países en desarrollo necesitan apoyo para abordar los vínculos que existen entre el crecimiento, el desarrollo y la sostenibilidad ambiental", destaca el reporte.

Por regiones, África subsahariana es la más rezagada en todos los aspectos, incluido el objetivo de reducción de la pobreza.

El documento sostiene, de todos modos, que la mayoría de los ODM todavía son alcanzables para muchas naciones, si estas y sus socios en el desarrollo realizan esfuerzos más enérgicos.

Zia Qureshi, principal autor del informe, resaltó en una entrevista publicada en la página web del Banco Mundial que "detrás de estas frías estadísticas hay personas de carne y hueso y la ausencia de progreso tiene consecuencias inmediatas y trágicas".

Qureshi mencionó, en ese sentido, que gracias a los avances en la consecución de los Objetivos del Milenio el mundo tiene 40 millones más de niños en edad de recibir educación primaria en las escuelas, pero todavía hay 75 millones que aún no están escolarizados.