Público
Público

Murió el escritor Alain Robbe-Grillet, figura del "nouveau roman"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor y cineasta francés Alain Robbe-Grillet, figura esencial del "nouveau roman" (nueva novela), ha muerto a los 85 años, informaron hoy fuentes editoriales.

Considerado como uno de los grandes teóricos y representantes de ese movimiento literario de los años 50 y 60, fue elegido miembro de la Academia francesa en 2004.

Novelista y ensayista, también escribió guiones de cine, como el de "L'année dernière à Marienbad" (El año pasado en Marienbad) con el cineasta Alain Resnais, en 1961, y dirigió varias películas.

Según el Instituto para la Memoria de la edición Contemporánea, Robbe-Grillet falleció durante la noche en el hospital universitario de Caen (noroeste), donde había ingresado por problemas cardíacos.

Nacido el 18 de agosto de 1922 en Brest (Bretaña), dotado de una sólida formación en letras clásicas y diplomado en agronomía, trabajó en el Instituto de Estadística antes de ser destinado como ingeniero agrónomo a Marruecos, Guinea y el Caribe francés a finales de los años 40 y comienzos de los 50.

Sin hacer caso del rechazo, por varios editores parisinos, de su primera novela "Un régicide" (1949), cuyo protagonista se debate en un espacio y un tiempo desestructurados, decide dedicarse a escribir.

Son libros que "no corresponden a ningún tipo de público", diría un famoso editor, según escribió el propio autor.

"Les gommes" se publica en 1953 y, dos años después, su tercera novela "Le Voyeur", que divide al mundo literario francés en dos bandos y con la que Robbe-Grillet obtiene el Premio de los Críticos.

Su siguiente novela, "La jalousie" (1957), es traducida a una treintena de idiomas y consagra a su autor en el mundo.

Le seguirían títulos como "Dans le Labyrinthe" (1959), "La belle captive" (1976), con ilustraciones de René Magritte, "Djinn" (1981) o "La reprise" (2001). Su última novela fue "Un roman sentimental", en 2007.

Autor de una quincena de novelas o ensayos, incluido "Pour un nouveau roman", en 1963, Robbe-Grillet dejó también su impronta en el cine con guiones o películas, como "L'immortelle" o "La belle captive".