Público
Público

Un muro para separar a los gitanos en una ciudad eslovaca

El alcalde de Ostrovany asegura no ser "racista" per cree que es necesario para evitar la delincuencia. La Fiscalía investigará su construcción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un muro de 150 metros de largo y dos metros de grosor aisla desde hace días a la población gitana del resto de la ciudad eslovaca de Ostrovany, lo que ha generado una fuerte polémica ante las implicaciones racistas de una obra aprobada por las autoridades locales.

El muro, cuya construcción fue aprobada en 2008, es el último capítulo de una creciente tensión entre los habitante de la localidad y la minoría gitana que vive en un asentamiento cercano.

La prensa local e internacional se ha referido al asunto como un nuevo Muro de Berlín, justo cuando se cumplen 20 años de la caída del símbolo de la división de Europa.

'¿A quien ayuda?, ni a los payos ni a los gitanos. Estamos como en un zoológico'

'No soy racista', aseguró Cyril Revákl, alcalde de la localidad, al diario Sme, 'sé que hay mucha gente decente viviendo entre nuestros gitanos. Pero, por otra parte, no deseo a nadie tener que pasar por un infierno diario, como la gente que vive en la cercanía del asentamiento', aseguró el regidor.

'No deseo a nadie tener que pasar por un infierno diario, como la gente que vive en la cercanía del asentamiento'

La principal acusación contra los vecinos gitanos por parte del resto de vecinos se refiere al frecuente robo de fruta de los jardines privados. Otros episodios más violentos terminaron con un vecino muerto y otro herido, a manos, según la prensa eslovaca, de miembros de la comunidad romaní.

Además, el pueblo ha sido escenario de manifestaciones de grupos de extrema derecha para denunciar lo que califican de 'terror gitano' en el este de Eslovaquia.

Los gitanos han denunciado la construcción del muro. '¿A quien ayuda?, ni a los payos ni a los gitanos. Estamos como en un zoológico', denuncio un miembro de la minoría, según el diario The Slovak Spectator.

Desde el Gobierno, la Oficina del Representante para Comunidades Romaníes ya ha anunciado que la construcción del muro será investigado por la Fiscalía y ha exigido a las autoridades locales que cooperen con los trabajadores sociales para aliviar la tensión.


Ver mapa más grande