Público
Público

Murray se enfrentará a Roddick en la final de Qatar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El defensor del título y tercer cabeza de serie, Andy Murray, continuó con su dominio sobre el suizo Roger Federer y lo derrotó el viernes por 6-7 (6-8), 6-2 y 6-2 para alcanzar la final del Abierto de tenis de Qatar.

Murray, quien tiene un récord personal de 5-2 sobre el número dos del mundo, incluyendo una exhibición la semana pasada en Abu Dhabi, se enfrentará al estadounidense Andy Roddick el sábado por el título.

Roddick, cuarto favorito, se impuso por 7-6 (7-1), 3-6 y 6-3 ante el quinto cabeza de serie, el francés Gael Monfils.

Federer desplegó un juego de ataque en el primer set, avanzando hacia la red a menudo y conectando buenas voleas.

Se colocó 5-4 en ventaja con 'aces' sucesivos y se puso a dos puntos de ganar el parcial en el undécimo juego, pero le permitió a Murray salir de apuros y el set se decidió a favor del suizo en el 'tie-break'.

En el segundo parcial, Federer cometió demasiados errores no forzados. Murray quebró el servicio del suizo en el sexto y octavo juegos y ganó el set en 31 minutos.

Estando 2-1 arriba en el set decisivo, Murray llamó a su entrenador para recibir un masaje en la espalda. Cuando reinició el juego, atacó implacablemente el revés de Federer para colocarse 3-1.

Federer cedió el último punto dejando un fácil disparo por elevación en la red.

MONFILS, FUERA

Por su parte Monfils, quien apeó al número uno del mundo, el español Rafael Nadal, en la ronda anterior, cumplió otra destacada labor, pero no pudo mantener su impulso en el tramo decisivo del encuentro ante Roddick.

El francés sacó para ganar el primer set con el marcador 5-4, pero no pudo capitalizar esa ventaja y permitió que el estadounidense se recuperara.

Tras pedir atención médica en la pista por una dolencia en la espalda, Monfils regresó en plenitud al encuentro y rompió el saque de Roddick en el cuarto juego del segundo parcial.

El tenista galo se adjudicó 10 puntos consecutivos para tomar una distancia de 4-1, antes de ganar el set en 33 minutos y nivelar el partido.

Pese a que continuó disparando algunos golpes fantásticos ante un Roddick que trataba de subir permanentemente a la red, el estadounidense logró prevalecer sobre el francés en los momentos finales.

Tras intercambiar roturas cuando promediaba el set decisivo, Roddick volvió a quedarse con el servicio de su rival en el octavo juego y luego selló el triunfo con estilo, aprovechando su potente saque.

"Fue un partido muy duro, pero me mantuve el rumbo y estoy feliz de haber ganado", dijo Roddick.

"Había muy poco para elegir entre los dos. El jugó bien, moviéndose sin esfuerzo y ganando algunos puntos largos y difíciles", sostuvo.