Público
Público

Murray tuvo que emplearse a fondo para avanzar a la segunda ronda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El tenista escocés Andy Murray tuvo que emplearse a fondo para superar al estadounidense Ryan Harrison y acceder a la segunda ronda del Abierto de Australia, tras ganar por 4-6, 6-3, 6-4 y 6-2, en 3 horas y 12 minutos de partido.

Murray, finalista en las dos últimas ediciones del torneo de Melbourne, sufrió un mayor desgaste de lo previsto tras un mal inicio de partido, en el que se vio sorprendido por el dinamismo del joven Harrison (19 años) que se encontró con un 5-2 a favor.

Aunque el británico recuperó uno de los dos servicios perdidos no pudo salvar el set, después de exhibir un juego más errático de lo habitual.

El cuarto cabeza de serie subió la intensidad de su tenis y recuperó las buenas sensaciones con su servicio. Murray no permitió ni una sola bola de rotura al estadounidense en los dos siguientes sets, un factor decisivo para remontar el partido, aunque con mucho sufrimiento.

Harrison se mostraba muy combativo y luchaba cada bola, pero una sola concesión de servicio en el segundo y tercer set fue suficiente para que Murray tomara el mando del partido.

En la cuarta manga, el norteamericano acusó el esfuerzo y el británico sí que pudo sacar el parcial con más facilidad para apuntarse una trabajada victoria.

En la segunda ronda, Murray se verá las caras con el francés Edouard Roger-Vasselin, quien hoy se vio favorecido por la retirada del belga Xavier Malisse a la conclusión del primer set.