Público
Público

El Museo de Cluny inicia los festejos por el 50 cumpleaños de Astérix

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Astérix y Obélix han invadido el Museo de Cluny de París que, con la inauguración hoy de una exposición conmemorativa, da el pistoletazo de salida a una serie de festejos con los que Francia celebrará los 50 años de sus galos más famosos.

El frigidarium de las termas galo-romanas del Museo Nacional de la Edad Media, llamado de Cluny, albergará hasta el 3 de enero una treintena de láminas originales no coloreadas de Albert Uderzo y algunos textos mecanografiados por el propio René Goscinny, que sirvieron para la concepción de la saga de Astérix.

Presentados "de manera simultánea por primera vez", según la directora del museo, Elisabeth Taburet-Delahaye, la muestra agrupa dibujos, antiguos y recientes, que permiten "descubrir el proceso de creación y el nacimiento de estas páginas".

Los primeros esbozos de los dibujos de Astérix y de Obélix, así como un cuaderno manuscrito con los posibles nombres de los protagonistas se mezclan con los libros sobre la historia de Roma, que utilizaron los dos artistas hace cincuenta veranos para documentarse y alumbrar así la famosa historia.

Una colección de fotografías del tándem Goscinny-Uderzo dan buena cuenta de la excelente relación de amistad existente entre los padres de estas apreciadas aventuras, que han sobrevivido a la muerte del guionista en 1977.

Además de los exclusivos documentos, se exhibe la máquina de escribir Keyston Royal de Goscinny, así como el primer número del semanario dedicado al cómic, "Pilote", del 29 de octubre de 1959, en el que vieron la luz por vez primera los héroes de la irreductible aldea de las Galias.

El homenaje traspasa las paredes del museo medieval en una muestra que acogen sus jardines de doce réplicas de importantes obras del arte occidental pero protagonizadas, a medio camino entre la parodia y el homenaje, por los famosos personajes que este jueves conmemoran sus bodas de oro.

París continuará los festejos con "Los galos invaden Lutèce", una celebración al aire libre ideada por el escenógrafo francés Yvan Hinnemann, que durante los próximos días se desarrollará en ocho importantes lugares de la capital francesa como la Torre Eiffel, el Hôtel de Ville o la Plaza de la Concordia.

Si bien el mejor regalo para los millones de lectores de las famosas epopeyas galas llegó el pasado martes con la publicación del 34º álbum titulado "El aniversario de Astérix y Obélix-El Libro de Oro", nuevo ejemplar que apareció de manera simultánea en 15 países y en más de cien idiomas.

En su medio siglo de vida, más de 325 millones de libros han hecho las delicias de sus fans en todo el mundo, gracias a que han sido traducidos en 107 idiomas -con ediciones en castellano, catalán, gallego y euskera- y dialectos.

Las ocho películas inspiradas en la saga, cinco de ellas de animación, se proyectarán en el cine Le Champo de París en el marco del Festival Astérix, un ciclo dedicado a los célebres "cincuentones", que tendrá lugar en el mes de noviembre.

Entre los muchos reconocimientos ya mostrados, el del compositor Frédéric Chalin que presentó el pasado martes, coincidiendo con la aparición en las librerías del nuevo álbum, el concierto "Le Tour de Gaule musical d'Astérix", inspirado en las aventuras del pequeño rubio de casco alado.

Asimismo, La Poste (correos franceses) no ha querido faltar a su cita con la Historia con la elaboración para la ocasión de dos sellos conmemorativos del festejado cincuentenario.

A tan sólo dos días de que Astérix y Obélix tengan que soplar el centenar de velas que suman entre los dos, París se engalana para brindarles un gran banquete, como los celebrados al final de cada una de sus célebres aventuras.