Público
Público

El Museo del Ejército se adapta a las personas con discapacidad auditiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Museo del Ejército, que en 2011 ha sido el más frecuentado de Toledo, con 308.400 visitantes, se ha adaptado a las personas con discapacidad auditiva, al dotarse de bucles magnéticos que facilitan la audición y la comprensión de la voz.

La jefa del departamento de actividades culturales del Museo del Ejército, Carmen García Campa, ha mostrado a Efe los equipos que se han instalado en el edificio con el fin de que "sea para todos".

Ubicado en el Alcázar toledano desde hace año y medio, el museo cuenta así con bucles magnéticos en su exposición permanente y en zonas comunes como la biblioteca, el área de atención al visitante, las taquillas y la consigna.

También hay magnificadores de voz en el auditorio y en el aula didáctica y lazos de inducción magnética que facilitan una mejor audición de las audioguías y de los guías de grupo.

De esta forma el Museo del Ejército se sitúa entre los de ámbito estatal que están adaptando sus instalaciones a personas con discapacidad auditiva.

Los bucles magnéticos llevan un sonido amplificado y limpio, sin distorsiones del entorno, a la persona con audífono o implante coclear que esté ubicada en un radio aproximado de entre metro y medio y dos metros de distancia del equipo que emite la locución, aunque esta medida puede variar si hay interferencias eléctricas.

En este sentido, técnicos que trabajan con personas sordas han explicado a Efe que el bucle facilita la audición y, en particular, la comprensión porque envía el sonido directamente a la prótesis auditiva con independencia del grado de discapacidad que tenga el usuario.

La ventaja para las personas con discapacidad auditiva es que este sistema da prioridad al sonido de la persona que habla, o a la locución del equipo interactivo, mediante ondas de frecuencia modulada captadas por el receptor pero imperceptibles para el resto de visitantes.