Público
Público

El Museo del Prado se prepara para "la otra" ampliación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Museo del Prado de Madrid va a reorganizar las obras de su colección permanente, un proyecto que aumentará en unas 25 salas la superficie de exposición.

El cambio permitirá no sólo crear un recorrido cronológico de las obras, sino también aprovechar aún más el espacio ganado con la ampliación arquitectónica diseñada por Rafael Moneo, inaugurada en noviembre de 2007.

"Recuperamos prácticamente el 25 por ciento del edificio Villanueva, lo que nos permitirá enseñar aproximadamente 500 obras más", explicó el lunes el director adjunto de Conservación del museo, Gabriele Finaldi, durante la presentación a la prensa del proyecto.

"Cien salas, además de las grandes galerías y rotondas, nos permitirán ofrecer a nuestros ciudadanos y al mundo la más completa visión de las colecciones de El Prado", afirmó por su parte el director del centro, Miguel Zugaza.

Esta "otra ampliación", como la llaman en el Museo, está ya recogida en La Guía del Prado, un catálogo que pretende orientar y acompañar en el recorrido por la pinacoteca y que también se presentó el lunes.

"Es una guía breve, es concisa, es exacta en su información (...) y sobre todo es interesante", apuntó Finaldi, añadiendo que no hay nada peor que visitar un museo con un guía aburrido.

Los visitantes podrán empezar a disfrutar de la nueva organización en torno al próximo mes de abril, cuando se espera abrir al público los viejos talleres de restauración, que ahora albergarán a artistas como Tiziano y Tintoretto.

Una vez terminadas las mudanzas y reasignados los números de sala, algo que se espera completar para 2012, la visita "ideal" por el museo será un recorrido circular que empiece y acabe en el Salón de las Musas, con la galería central del edificio original como eje central.

En esta galería encontrarán un nuevo hogar obras de gran formato de Velázquez, Rubens y Van Dyck, aunque piezas señaladas como las Meninas o La Familia de Carlos V de Goya permanecerán en su ubicación actual.

También se reordenarán los cuadros en series -entre los que destaca la de Rubens para la Torre de la Parada-, que irá a la segunda planta, y parte la colección de escultura, que pasará a exhibirse en las llamadas "Galerías jónicas" del primer piso, con vistas al Paseo del Prado.

Sin embargo, el período artístico que ganará más presencia es el siglo XIX, ya que podrá disfrutar de amplios espacios de la planta baja para unas 120 piezas, muchas de las cuales pudieron verse en la exposición temporal que inauguraba la ampliación de Moneo.

penúltima en la nueva numeración de 0 a 100 - pasará a acoger piezas de la colección permanente, recién restauradas o de interés especial, y que irán rotando cada pocos meses.

El resto de las exposiciones temporales pasará a celebrarse únicamente en las salas diseñadas por Moneo.