Público
Público

Un museo muestra el lado católico y abstracto de Warhol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Como pionero del arte pop, Andy Warhol labró su camino a la fama con sus características cajas de jabón Brillo y latas de sopa Campbell.

Sin embargo, una nueva exposición muestra que el arte pop apenas fue una fase de siete años del artista en los años 60, antes de zambullirse en los 80 en el arte abstracto y la imaginería cristiana, particularmente en sus versiones de "La última cena".

Frívolo, descarado y extravagante como personalidad del mundo del arte, Warhol se guardó para el ámbito privado su devoto catolicismo durante mucho tiempo.

"Sólo sus más estrechos confidentes sabían que era una persona religiosa y que iba con frecuencia a misa", dijo Sharon Matt Atkins, coordinador en el Museo de Brooklyn de la exposición "Andy Warhol: The Last Decade", que se inaugura el 18 de junio.

Es poco conocido que Warhol acudía a la iglesia en el rico Upper East Side de Manhattan, a años luz de su famoso estudio Factory del centro, frecuentado por excéntricos y estrafalarios.

A mitad de su vida, comenzó a explorar los temas religiosos en su arte.

"Después de que Warhol cumpliera 50 años, comenzó a reconsiderar su carrera", dijo Atkins. "También empezamos a ver a Warhol reflejando lo inevitable de su propia muerte", añadió.

a los 58 años, en 1987 -, Warhol creó más de 100 obras inspiradas en el fresco milanés "La última cena", de Leonardo da Vinci.

"Para un artista obsesionado con la muerte, la última cena del Señor funcionaba como la pintura en la que se consumía el desastre", añadió Ketner, que fue conservador de la muestra en el Museo de Arte de Milwaukee, donde se exhibió primero.

Tres de las obras de "La última cena" son monumentales, con longitudes entre los 7,6 y los 10,7 metros, y una de ellas está bañada en amarillo.

Otra pieza yuxtapone cuatro Cristos con un trío de motocicletas, un águila roja que desciende y una etiqueta de 6,99 dólares, muestra de la irreverencia exterior de Warhol pero también reveladora de su espiritualidad interna, según Atkins.

El cuadro más grande tiene 112 retratos de Cristo, que recuerdan a los iconos repetidos del arte bizantino, dijo Atkins.

Los padres de Warhol, inmigrantes de Eslovaquia, le criaron en el catolicismo bizantino, que contaba con una iglesia en el Pittsburgh natal del artista.

El giro de Warhol hacia el arte abstracto, también después de los 50, domina la primera sección de la exposición. La influencia de las pinturas desordenadas de Jackson Pollock es clara en la serie "Yarn".