Público
Público

Dos museos de Nueva York van a juicio por cuadros de Picasso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dos grandes museos de Nueva York han perdido en su intento por acabar con las reclamaciones de un intelectual judío, que afirma que es propietario de dos pinturas de Picasso, y deberán ir a juicio la próxima semana.

El Museo de Arte Moderno y la Fundación Solomon R. Guggenheim se enfrentarán al erudito, Julius Schoeps, en un tribunal para determinar los derechos de propiedad de las obras "El niño con caballo" y "El molino de la Galette". El juicio comenzará el lunes en un tribunal federal de Manhattan.

En diciembre de 2007, ambos museos demandaron a Schoeps, que dice ser el heredero del rico coleccionista de arte y banquero judío alemán Paul Robert Ernst von Mendelssohn-Bartholdy.

Schoeps sostiene que el banquero, su tío abuelo, fue obligado bajo coacción a entregar las pinturas durante el régimen Nazi en Alemania.

El erudito quiere que las pinturas, que han pertenecido a los museos durante cuatro décadas, le sean entregadas, mientras que los museos exigen que sean declarados sus justos propietarios.

El juez de distrito Jed Rakoff dijo en un fallo publicado el martes que había suficientes pruebas para ir a juicio.

"El molino de la Galette" fue pintado en 1900, mientras que "El niño con caballo" fue realizada seis años después. Las obras han sido atracciones de ambos museos.

La disputa se basa en cómo Justin Thannhauser, un destacado comerciante de arte judío alemán y socio de negocios de von Mendelssohn-Bartholdy, adquirió ambas pinturas antes de la muerte de von Mendelssohn-Bartholdy en 1935.

Thannhauser luego vendió "El niño con caballo" en 1936 al ex presidente del MoMA William Paley, quien la donó al museo en 1964. "El molino de la Galette" fue transferida al Guggenheim por Thannhauser en 1963.

Los museos afirman que Schoeps no tiene derechos sobre las pinturas porque fueron dejadas a la segunda esposa de von Mendelssohn-Bartholdy, Elsa Lucy Emmy Lolo von Lavergne-Peguilhen, que no era judía, antes de su venta.

Pero en su decisión, Rakoff destacó que los herederos habían aportado "pruebas calificadas sobre que Paul nunca quiso vender ninguna de sus pinturas y que se vio obligado a venderlas sólo por las amenazas y presiones económicas del Gobierno nazi".

Otros dos demandantes, Edelgard von Lavergne-Peguilhen y Florence Kesselstatt, que son herederos de Elsa, se sumaron a Schoeps en el caso a finales del año pasado.

Schoeps, director de estudios judeo-europeos en la Universidad de Potsdam en Alemania, perdió una reclamación anterior en la que disputaba la propiedad de "Retrato de Angel Fernández de Soto", una pintura de Picasso valorada en 60 millones de dólares (unos 45 millones de euros) que pertenecía a la Fundación de Arte del compositor británico Andrew Lloyd Webber.