Público
Público

Musharraf abandona y pide que sea el pueblo quien le juzgue

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Acosado por las fuerzas gubernamentales, Pervez Musharraf presentó hoy su dimisión como presidente de Pakistán y, tras defender su legado, pidió que sea el pueblo quien le juzgue.

En un discurso televisado, Musharraf dijo actuar "por el bien de la nación" al evitarle la "inestabilidad" que ha supuesto el proceso de destitución que las fuerzas gubernamentales abrieron contra él.

El dimisionario presidente calificó de "falsas" las acusaciones de violación de la Constitución que se le han hecho y acusó a los socios del Gobierno de estar "engañando" a la nación y actuando por intereses personales.

Tras afirmar rotundo que quienes le acusan no podrían probar "ni uno solo de los cargos" contra él, también constató que superar el proceso de impugnación en el Parlamento no serviría para devolver la estabilidad al país.

"Gane o pierda el 'impeachment', en todo caso la nación será derrotada, sufrirá la dignidad del país", lamentó Musharraf, quien advirtió de que "el Ejército podría haberse visto implicado" y ese no era su deseo.

Musharraf asumió el poder el 12 de octubre de 1999 en un golpe de Estado incruento contra el Gobierno de Nawaz Sharif, quien hoy es uno de los socios del Ejecutivo.

El presidente se preguntó si la coalición gubernamental se ha movido guiada por el "temor" a que pudiera utilizar sus prerrogativas constitucionales, que le permiten disolver el Parlamento, o para "ocultar sus errores pasados y presentes".

Antes de dimitir, Musharraf defendió su actuación tanto en el terreno político como en el económico en sus casi nueve años en el poder, y recordó la oferta de "reconciliación" que les hizo tanto a Sharif como a la opositora Benazir Bhutto y que permitió su regreso del exilio el año pasado.

Pero "algunas fuerzas políticas han elegido la confrontación en lugar de la reconciliación", criticó, para añadir que con su dimisión pretende "sacar al país de la crisis" en que está sumido.

Musharraf mantuvo un tono orgulloso durante su largo discurso, que pronunció con gesto adusto y evidente amargura.

"Dejo el destino de esta nación en las manos del pueblo. Que ellos (los paquistaníes) sean los jueces y hagan Justicia", dijo al final, para concluir con un "que Alá proteja a este país de las conspiraciones".

Una vez el presidente entregue formalmente su carta de dimisión, el cargo será ocupado de forma interina por el jefe del Senado, Mohamadmian Sumro, dijo a Efe el secretario adjunto de esta cámara, Iftikhar Ullah Babar, quien no pudo precisar cuando sucederá el relevo.

Tras el anuncio de Musharraf, las fuerzas políticas que promovieron su destitución declararon la "victoria" del pueblo.

El Ejército, que Musharraf comandó durante casi una década hasta noviembre pasado, mantuvo silencio.

"Hemos dejado bien claro que estamos al margen del desarrollo político. Lo observamos pero no interferimos", dijo a Efe el portavoz militar Murad Khan, quien agregó que las tropas "seguirán mostrando su apoyo al Ejecutivo".

El ministro de Asuntos Exteriores, Mehmud Qureshi, confió en que la marcha de Musharraf traerá "estabilidad política" al país y añadió, en declaraciones al canal "Dawn TV", que será la historia la que juzgue las acciones del presidente, pues el electorado ya lo hizo al retirarle el apoyo en febrero.

El Partido Popular (PPP) de la difunta Bhutto, que hoy encabeza el Ejecutivo, calificó la renuncia de Musharraf como "victoria del pueblo de Pakistán" que ha conseguido "librarse de la dictadura", dijo a Efe un portavoz de la formación.

Musharraf "ha estado conspirando durante los últimos meses contra un Gobierno civil", aseguró el portavoz, quien precisó que los líderes de la coalición gubernamental "decidirán hoy qué hacer con respecto a su mala gestión política".

El líder del PPP y viudo de Bhutto, Asif Zardari, y Sharif se han reunido hoy en Islamabad para decidir si siguen adelante con el pliego de cargos contra Musharraf que esta semana iban a presentar al Parlamento.

Un portavoz de la Liga de Sharif, Ahsan Iqbal, dijo a la prensa paquistaní que su partido es contrario a concederle "inmunidad" al presidente pese a que haya dimitido.