Público
Público

"Música de la guerra", cuando "los sonidos anuncian lo peor"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex embajador de Uruguay en el Líbano Alberto Voss Rubio ha presentado en Beirut su libro "Música de la guerra", en el que relata el conflicto bélico que mantuvieron Israel y el grupo libanés Hizbulá durante el verano de 2006.

"Rechazo de modo frontal la violencia, la guerra y las armas y quiero rendir un homenaje a la paz, a la convivencia humana, al entendimiento, para lo cual la diplomacia es la herramienta principal", dijo a Efe Voss Rubio que ejerció su misión en el Líbano coincidiendo con la guerra.

Voss Rubio, actual Director de la Dirección de Comunicaciones de la Cancillería uruguaya, y que anoche presentó su libro en la capital libanesa, relata en 17 capítulos el conflicto a través de su testimonio personal y los informes enviados diariamente a su ministerio.

Pero también se embarca en una búsqueda psicológica y filosófica de los conflictos armados, así como de la cobertura que sobre ellos hace la prensa extranjera.

El libro tomó su nombre, como afirmó el diplomático, del título una entrevista que le hizo un periodista del diario uruguayo "Observador": "Música de la guerra", en alusión a una expresión empleada por el diplomático uruguayo que subrayó en aquel encuentro que "los sonidos anunciaban lo peor".

"Comenzaba por el zumbido al paso del avión supersónico, seguido por el silbido de la bomba al descender, el tremendo estrépito al explotar, el insoportable estridente al dispararse las alarmas de los automóviles y casas y, más tarde, el ulular de las sirenas de las ambulancias, a lo que se agregaban los gemidos y los desesperados gritos de dolor de moribundos y heridos", comentó Voss Rubio.

Para el diplomático, "la música es sinónimo de armonía, melodía exultante, llena de júbilo y entusiasmo de vivir. Pero la que escuchamos en julio y agosto del verano de 2006 será imposible de olvidar por contener todo lo opuesto, por ser tétrica y repulsiva".

Voss Rubio que destacó que no había sido testigo de tanta violencia a pesar de haber estado en "otros destinos diplomáticos muy difíciles", confesó que lo más difícil del conflicto para él había sido "organizar la evacuación de los compatriotas latinoamericanos".

En ese entonces, Voss Rubio era el decano de La Asociación de Diplomáticos Latinoamericanos y del Caribe, y la evacuación de 3.500 personas se hizo, en cuatro etapas, con la colaboración de los diplomáticos de los nueve países que la integraban y también de España.

"Era difícil porque los aviones se sentían surcar encima de nuestras cabezas con el estrépito, el temor y el miedo consiguiente", agregó.

Sobre la presencia aún de la milicia armada de Hizbulá, Voss Rubio comentó que "en un país donde todos son libaneses o todos son uruguayos no puede haber dos ejércitos porque esto representa un peligro inminente ya que en cualquier momento una de las partes puede generar por cualquier motivo un nuevo conflicto, lo que es absurdo".

Sin embargo, el diplomático se mostró convencido de que el "espíritu de pujanza" de los libaneses "puede sacar a los libaneses de los tiras y afloja confesionales y políticos" que lo caracterizan, "para llevarlos a crear una casta política diferente".

El diplomático que tiene previsto hacer una traducción de su libro al francés y luego llevarlo al árabe, espera, con eso: "dar por cumplida mi cuota de amor por el Líbano". Kathy Seleme