Público
Público

La música metal de Within Temptation luce con éxito y nitidez en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A caballo entre el metal sinfónico que les dio a conocer y las composiciones más comerciales y pegadizas que conforman su último álbum, los holandeses Within Temptation han ofrecido esta noche un solvente concierto en la sala La Riviera de Madrid, donde ha destacado el nítido sonido de su actuación.

Y es que ha llamado poderosamente la atención el buen partido que la banda le ha sacado al recinto, consiguiendo una acústica sin fisuras, con la que ha encandilado a los más de 2.000 asistentes congregados, sobre todo en temas clásicos como "Mother Earth".

Heavys, góticos, mal llamados pijos y hasta algún ejecutivo, se han hermanado alrededor de una formación que, con su accesible concepción de la música metal, es capaz de conectar con personas de toda clase y condición.

Así, con un público de lo más variopinto, la única presencia de los instrumentos sobre el escenario y una pantalla al fondo, la actuación ha dado comienzo con un trabajado cortometraje, al que los espectadores han hecho poco caso, ya que estaban más pendientes por advertir la entrada de sus ídolos que por entender lo que se les narraba.

Precedidos de una enorme expectación, han ido apareciendo los componentes de la banda uno tras otro, dejando en último lugar a la reina de la noche, la cantante Sharon den Adel, que ha irrumpido ataviada con un voluminoso abrigo blanco al más puro estilo Cruella De Vil, alejada de la estética gótica con la que se asocia al grupo.

Una estética y un estilo del que Within Temptation rehuye, como se comprueba en su último disco, "The Unforgiving", protagonista de la noche y del que tres de sus temas, como "Shot in the dark", "In the middle of the night" y "Faster", han conformado el potente tramo inicial.

Tres canciones pegadizas y cañeras que han desembocado en la hermosa balada "Fire and ice", perfecto aperitivo para el metal sinfónico de "Ice Queen", uno de los temas clásicos de la banda.

Pero el hielo y la quietud de esta última canción han sido resquebrajados por el hierro de "Iron", que con su contundente sonido ha devuelto al escenario el rock comercial y accesible que comparten las nuevas composiciones de Within Temptation.

Fuertes llamaradas mostradas en la pantalla han ambientado con acierto un tema tan tétrico y apocalíptico como "Our Solemn hour", en uno de los momentos más intensos de la velada, donde la vocalista ha sacado a relucir abrigo nuevo, una larga y oscura gabardina negra, muy acorde con las sensaciones que transmite la canción.

El incendio ha dado paso a la tormenta con "Stand My ground", otro de los hits del grupo, que, con imágenes de rayos ambientando la música, ha precedido al segundo cortometraje de la noche.

El siguiente tema ha sido "Sinead", con el grupo de nuevo en su vertiente más comercial, que ha enlazado con "What have you done" de su cuarto disco, otra de sus composiciones más asequibles y que más éxito le ha granjeado a estos músicos holandeses.

Se ha agradecido especialmente la falta de empujones y aspavientos varios, tan habituales en este tipo de conciertos y que aquí no han hecho acto de presencia, gracias a un público comedido, más pendiente de escuchar y de disfrutar la música, que de hacer gala de arrebatos de euforia.

Lo que no significa que los asistentes no se hayan entregado, ya que no han parado de corear, dar palmas y ovacionar al grupo; especialmente a su vocalista, quien, parca en palabras, se ha visto obligada a dar las gracias constantemente.

Cerca del desenlace, ha llegado la avalancha de canciones clásicas, con "Angels", "Memories" o "Deceiver of fools", donde la cantante ha lucido con esplendor su voz de soprano, hasta llegar a la cumbre del concierto, "Mother Earth", con un sonido prácticamente perfecto que ha enloquecido a los seguidores.

Y en lugar de acabar con otro hit, en una apuesta algo arriesgada, Within Temptation ha optado por el tema "Stairway to the skies" de su último disco, con el que ha puesto punto y final a una noche que ha colmado las expectativas de sus seguidores.

Carlos Palencia