Público
Público

Mutaciones del cáncer de mama, subestimadas en mujeres asiáticas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las mutaciones genéticas queaumentan el riesgo de desarrollar cáncer mamario, conocidascomo BRCA1 y BRCA2, serían más frecuentes de lo pensado en lasmujeres asiáticas, sugirió un nuevo estudio.

Identificar las mutaciones de los genes BRCA es muyimportante para prevenir y tratar el cáncer de pecho.

Según el estudio, dos modelos predictivos, que utilizan losantecedentes clínicos individuales y familiares de cáncer demama y ovario, a menudo no logran identificar a las mujeresasiáticas portadoras de las mutaciones BRCA1 y BRCA2.

Dada la disponibilidad gratuita a través de internet y elbuen rendimiento general, ambos modelos son muy utilizados enEstados Unidos como guía de los controles.

"Nuestros resultados indican que las mujeresestadounidenses de origen asiático portadoras de mutaciones delBRCA no serían derivadas a pruebas genéticas con la frecuenciaadecuada", informó la autora principal del equipo, la doctoraAllison W. Kurian, de la Stanford University en California.

El equipo de Kurian evaluó ambos modelos de predicción,llamados BRCAPRO y Myriad II, en 200 mujeres asiáticas y en 200participantes blancas. Las pruebas se realizaron en cuatrocentros de genética oncológica.

Según publica Journal of Clinical Oncology, ambos modeloslograron predecir con precisión la cantidad de portadoras demutaciones blancas. Entre 25 portadoras de las variacionesgenéticas, BRCAPRO logró identificar a 24 y Myriad II altotal.

No obstante, entre 49 pacientes asiáticas con una mutación,sólo 25 fueron detectadas por el BRCAPRO y 26 por el MyriadII.

Sólo el modelo BRCAPRO discrimina entre las portadoras dela variación BRCA1 y BRCA2 y las pruebas genéticas mostraronque las asiáticas con mutaciones BRCA2 eran seis veces máscomunes de lo que estimaba ese modelo.

Se necesitan más estudios para comprender mejor lasdiferencias étnicas en la incidencia de las mutaciones delBRCA, concluyeron los autores.

FUENTE: Journal of Clinical Oncology, 10 de octubre del2008