Público
Público

Nace una nueva alianza política en Irak con el primer ministro Al Maliki como principal ausente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Varios líderes políticos iraquíes anunciaron hoy la creación de una gran coalición con vistas a las elecciones parlamentarias de enero próximo, pero, de momento, ha quedado excluido el grupo del primer ministro, Nuri al Maliki.

La nueva formación, la Alianza Nacional Iraquí, es heredera de la Alianza Unida Iraquí, la coalición que ganó las elecciones parlamentarias del 2005 y en la que uno de sus integrantes era el partido Al Dawa (Llamada Islámica), de Al Maliki.

"Esta coalición pretende ganar las elecciones parlamentarias y establecer un gobierno fuerte y permanente", dijo en la ceremonia de presentación de la coalición uno de los dos vicepresidentes iraquíes, Adel Abdel Mahdi.

Si en la antecesora de esta coalición los grupos integrantes eran chiíes, en la alianza anunciada hoy están representados dirigentes de pequeños grupos suníes, y la idea es ampliar la invitación para que se sumen partidos kurdos.

"Las bases de esta coalición son no confesionales", dijo Ibrahim al Yafari, ex primer ministro y antiguo compañero de filas de Al Maliki en el partido Dawa, del que fue expulsado en mayo del 2008 y quien formó un nuevo grupo, el Movimiento Nacional para la Reforma.

Uno de los pilares de la nueva alianza, que también lo era de la anterior, es el Consejo Supremo Iraquí, próximo a Irán y liderado por Abdel Aziz Al Hakim, quien no estuvo presente en el acto de hoy por razones de salud.

El vicepresidente Mahdi y "numero dos" del Consejo Supremo Iraquí calificó como "crítico" el estado de salud de Al Hakim, que sufre de cáncer de pulmón y está hospitalizado en Teherán.

Entre los miembros de la nueva coalición figuran los seguidores del clérigo chií Moqtada al Sadr, el mayor crítico de la ocupación militar estadounidense en Irak y quien sí formaba parte, hasta abril del año pasado, de la anterior alianza gobernante.

También está presente el Congreso Nacional Iraquí, dirigido por Ahmed Al Chalabi, y representantes del Consejo de Salvación de la provincia de Anbar (milicias suníes), encabezadas por Hamid Hayes.

"La nueva coalición aspira a la soberanía y la unidad del país, la separación de poderes, la independencia judicial, la lucha contra el terrorismo y la alternancia en el poder", afirmó Al Yafari al delinear los principios básicos de la alianza recién formada.

El mismo Al Yafari fue elegido como líder de la nueva coalición. El máximo líder de la alianza anterior era Al Hakim.

Según Al Yafari, se pretende que a la Alianza Nacional Iraquí se unan los dos principales grupos políticos kurdos: el Partido Democrático del Kurdistán, de Masoud Barzani, actual presidente kurdo, y la Unión Patriótica del Kurdistán, el partido del presidente iraquí, Yalal Talabani.

Pero el gran ausente, de momento, es el grupo del primer ministro Al Maliki, una presencia que no ha sido descartada totalmente y cuyo predominio en la escena política iraquí está comenzando a ser visto con recelo.

No está muy clara la posición de Al Maliki sobre el nacimiento de esta coalición y si existe la posibilidad de que pueda sumarse en un futuro.

Fuentes políticas chiíes próximas al partido Dawa dijeron a Efe que Al Maliki había rechazado la invitación para sumarse a la nueva coalición porque intentó, sin éxito, que su grupo tuviera mayoría para asegurar su candidatura como primer ministro en los próximos comicios.

Pero Hamman Hamudi, del Consejo Supremo Iraquí, dijo que Al Maliki le había prometido "bendecir la nueva coalición", aunque rechazó concurrir a la ceremonia de hoy.

"Esperábamos que todos los que contribuyeron a formar la Alianza Unida Iraquí (la coalición que ganó los comicios de 2005) se sumaran a esta reunión (...), pero la puerta seguirá abierta para todos", afirmó Al Yafari en aparente alusión a Al Maliki.

Según analistas políticos, Al Maliki está acumulando poder en Irak, especialmente tras las elecciones provinciales de enero pasado, que ganó la lista que encabezaba, lo que está despertado los recelos de sus compañeros de la alianza gobernante.

Para el analista Hadi Ali, Al Maliki puede llegar a pensar que la nueva alianza "sólo ha cambiado de nombre" respecto a la coalición anterior, "pero aún posee algunas orientaciones sectarias, y no patrióticas".

Según Ali, estas posturas anticipan que en los próximos meses habrá serias diferencias entre los chiíes según se acerca la fecha de las próximas elecciones y la distribución de puestos en el futuro Gobierno y en el próximo Parlamento.