Público
Público

Nace el "Robodoc": El cirujano del futuro en las mejores salas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Ben Hirschler

Una serpiente mecánica que puede entrar en el cuerpo mediante los orificios naturales y no por incisiones para realizar operaciones, es uno de los dispositivos futuristas que los investigadores creen transformará las técnicas quirúrgicas tradicionales.

Con una recesión mundial en el horizonte y los presupuestos de salud bajo presión, podría ser un momento extraño para mostrarse optimista sobre la cirugía de alta tecnología.

Los robots, después de todo, no son baratos. El precio de venta promedio del sistema líder en el mercado da Vinci del Intuitive Surgical de California es de 1,35 millones de dólares (1,05 millones de euros).

Algunos críticos, incluyendo al experto en fertilidad británico Robert Winston, han cuestionado la rentabilidad de los robots cuando otros tratamientos, como los medicamentos para el cáncer, están siendo recortados.

Pero quienes los impulsan dicen que los precios caerán de forma inevitable con el incremento del uso y la competencia, como ocurrió con los ordenadores.

Decenas de miles de procedimientos de próstata, corazón y otras especialidades ya están siendo realizados por robots, y los expertos predicen que en los próximos años serán usados para penetrar en lo más profundo de los cuerpos enfermos.

En un laboratorio universitario cercano al Museo de Ciencias de Londres, los investigadores trabajan en una nueva generación de dispositivos de alta tecnología para llevar la cirugía robótica mínimamente invasiva al siguiente nivel.

MENOS TRAUMA

La posibilidad de que brazos robóticos hurguen en el abdomen suena alarmante, pero su precisión podría implicar menos trauma, una rápida recuperación, una estadía más breve en el hospital y una menor cantidad de tejido dañado.

Entre los hombres que necesitan una operación de próstata, el mayor número grupo que se somete al bisturí electrónico en la actualidad, éste implica un menor riesgo de impotencia, según los médicos que recurren a los dispositivos.

"No es el concepto más fácil de describirle a un paciente", dijo el cirujano Ara Darzi, co-director del Centro Hamlyn de Cirugía Robótica del Imperial College en Londres y responsable de la atención de pacientes del ministerio de Salud del Gobierno británico.

Según su experiencia, los pacientes se convencen rápido una vez que se les explican los beneficios.

"Los pacientes necesitan que se les asegure que esta no es una máquina que opera independientemente. Esta es una máquina que facilita," dijo Darzi.

"Esta es la punta del iceberg, este es el primer coche que se ha inventado", afirmó Darzi. "Hay una enorme cantidad de trabajo en este campo que mejorará significativamente la capacidad de un cirujano de proporcionar un procedimiento mucho más preciso y exacto".