Público
Público

Nacho González no podrá poner fin a 'maldición' de los uruguayos en el club

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El centrocampista uruguayo Nacho González, último fichaje del Valencia, no podrá poner fin a la especie de 'maldición' que persigue a los futbolistas de su país en el club valenciano, ya que en los últimos diecisiete años ningún jugador charrúa ha triunfado en el equipo de Mestalla.

El futbolista internacional, procedente del Danubio, ha sido fichado por el club valenciano pero no estrenará la camiseta valencianista, ya que será cedido esta campaña al Newcastle inglés, por lo que no podrá revertir la situación de los uruguayos en el Valencia.

El último jugador uruguayo que logró destacar en el Valencia fue el centrocampista Miguel Ángel Bossio, que llegó a Mestalla en la temporada 87-88 y permaneció cuatro campañas en el club.

En ese tiempo, disputó 93 partidos de Liga y consiguió superar el centenar de encuentros en Primera División, al jugar otros diez choques en las filas del Albacete.

Desde entonces, hasta seis futbolistas de dicha nacionalidad -Nico Olivera, Diego Alonso, Gonzalo De los Santos, Fabián Canobbio, Mario Regueiro y Fabián Estoyanoff- emprendieron la aventura valencianista, todos ellos, con poca fortuna.

Especialmente significativo es el caso de Fabián Estoyanoff que jamás ha vestido la camiseta del Valencia desde que firmó por dicho club en la temporada 2005-2006, ya que estuvo cedido primero en el Cádiz, más tarde en el Deportivo de La Coruña y el curso pasado en el Valladolid.

Junto a Estoyanoff aterrizó esa misma temporada en Mestalla Mario Regueiro procedente del Racing de Santander y quien, tras disputar treinta partidos de Liga en dos temporadas, fue cedido el curso pasado al Murcia y en la presente temporada ha seguido el mismo camino pero en las filas del Aris de Salónica griego.

Esta especie de "maldición" comenzó hace algo más de una década, en la temporada 97-98, cuando un jugador de la proyección de Nico Olivera, elegido mejor jugador del mundial sub-20 de Malasia, abandonó el club tras estar medio año sin ficha y tras disputar tan sólo dos encuentros de Liga con el Valencia.

Otros en cambio llegaron consagrados como es el caso de Gonzalo de los Santos, al que dos notables temporadas en el Málaga hicieron que el Valencia tuviera que pagar por su traspaso unos 2.000 millones de las antiguas pesetas.

Sin embargo, y pese a que iniciará la pretemporada a las órdenes de Quique Sánchez Flores, desde que fichó por el club de Mestalla, en la campaña 2001-2002, tan sólo disputó 31 encuentros de Liga y estuvo cedido entre otros en el Atlético de Madrid (2003-2004) y el Mallorca (2004-2005).