Público
Público

La @ nació en Sevilla en el siglo XVI

La primera vez que se tuvo constancia escrita del uso del símbolo fue en 1536 en un documento mercantil enviado de Sevilla a Roma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La primera vez que se tiene constancia escrita del uso del símbolo de la arroba (@) fue en 1536 en un documento mercantil enviado de Sevilla a Roma, según ha indicado hoy el Ayuntamiento de Sevilla para resaltar que este hecho supone un reclamo para el visitante en el blog de su Consorcio de Turismo.

Según la página, el documento más antiguo donde aparece claramente dibujado la arroba está fechado el 4 de mayo de 1536 en un escrito del comercial italiano Francesco Lapi.

Este documento fue descubierto por el profesor Giorgio Stabile, de la Universidad La Sapienza, mientras restauraba una colección fotográfica para el Instituto Treccani.

Al parecer, este documento es una carta enviada por un mercader italiano desde Sevilla a Roma donde se describe la llegada de tres barcos cargados con tesoros provenientes de América.

En el texto, el comercial precisa en su escrito que 'una arroba de vino, que es 1/13 de un barril, vale 70 u 80 ducados'.

La arroba es una unidad de masa usada hasta hace pocos años y que es la cuarta parte de un quintal, es decir, 11,34 kilogramos, y se piensa que su origen etimológico es del árabe 'ar-roub', que significa cuatro.

La evolución del símbolo se produjo después de que los copistas del latín, al escribir 'ad', que significaba hasta o hacia, lo dibujaban como un '6' reflejado, lo que originó, a través de los tiempos, la forma que hoy conocemos.

El Ayuntamiento afirma que esta referencia histórica es de las que recibe más visitas en su página turística junto a la Torre del Oro y los jardines de los Reales Alcázares.

El origen de su uso en Internet está en su frecuente empleo en inglés como abreviatura de la preposición at (en) y fue popularizada en la década de los 70 del siglo pasado por el ingeniero estadounidense Ray Tomlinson, considerado el inventor del correo electrónico.

Tomlinson decidió incorporar la arroba justo entre su nombre y el servidor que debía recibir el mensaje y eligió este símbolo como el más idóneo ya que estaba presente en los teclados y no era muy utilizado, y de este modo, no se prestaría a confusiones, según un texto consultado online en el cual el ingeniero explica por qué lo usó por primera vez.